Fuente: Clarin

En un movimiento que seguramente modificará los flujos comerciales globales, China ha acelerado la eliminación de las últimas barreras fitosanitarias con Brasil para poder importar maíz, en un momento en que el conflicto ruso-ucraniano está interrumpiendo el comercio global y aumenta las tensiones con EE.UU., el principal proveedor de maíz de China.

El reciente guiño de China hacia el maíz brasileño es quizás la mayor amenaza para el dominio estadounidense, ya que China se ha convertido en un importante importador de maíz en los últimos años.

La Administración General de Aduanas de China actualizó recientemente su lista de instalaciones y comerciantes aprobados con Brasil, agregando alrededor de 100 empresas, cooperativas, almacenes y terminales de exportación brasileños a una lista inicial de 45 entidades autorizadas publicada a mediados de octubre.

En mayo, se utilizó un acuerdo revisado que describe los requisitos sanitarios asociados con las importaciones de granos, incluida la actualización de las reglas de cuarentena. Inicialmente, se planeó comenzar a exportar en el año agrícola 2022/23, pero en agosto ambas partes acordaron relajar los requisitos de control para el maíz ya cosechado en el año agrícola 2021/22.

Esta decisión inició el proceso de verificación de las instalaciones que han solicitado el certificado fitosanitario requerido para exportar maíz a China. Según un protocolo de cuarentena firmado por los dos países, Brasil debe demostrar que ninguna de las plagas enumeradas está contaminando los envíos de exportación de maíz. Todo lo que quedó fue la aprobación final del gobierno chino.

Con los permisos de equipos de comercio, almacenamiento y exportación, se espera que los pequeños envíos de prueba de maíz brasileño a los puertos chinos comiencen con bastante rapidez, posiblemente antes de las fiestas de diciembre. Esto facilitará el camino para entregas mucho más grandes una vez que comience la nueva cosecha a principios de 2023.

La autorización amenaza seriamente la participación de EE.UU. en el mercado de exportación de maíz chino, que fue de alrededor del 70% en la campaña 2020/2021 pero, al parecer, se decidió no aumentar la dependencia de un solo proveedor por parte del gobierno chino. Actualmente, la participación de EE.UU. en las exportaciones de maíz a China, se ha reducido a alrededor del 30% con el aumento de otros proveedores.

China dependía de Estados Unidos y Ucrania para la mayoría de sus suministros de maíz, pero la invasión rusa de Ucrania ha interrumpido las exportaciones. El gobierno chino tiene como objetivo reducir la dependencia de los proveedores individuales.

Es probable que el último permiso de exportación impulse los envíos a China desde estos destinos tradicionales. Además, en el entorno geopolítico actual, China tendrá la voluntad política de comprar más maíz de Sudamérica y menos de EE.UU.

Según el informe del USDA más reciente, la producción de maíz chino de 2022/23 está proyectada en 274 millones de toneladas, mientras que el uso doméstico total está en 295 millones de toneladas. La producción total de maíz chino en 2021/22 fue de 272,55 millones de toneladas con un uso doméstico total de 291 millones de toneladas. En 2020/21, la producción total de maíz chino fue de 260,67 millones de toneladas con un uso doméstico total de 285 millones de toneladas.

Como vemos, China utiliza más maíz del que produce, y la demanda total de maíz para uso doméstico está aumentando en China.

En 2020/21, China importó 29,51 millones de toneladas de maíz. En 2021/22, China importó 21,8 millones de toneladas de maíz. Y ahora, para 2022/23, se espera que China importe 18 millones de toneladas.

La capacidad de Brasil para aprovechar esta gran oportunidad de exportación está intacta y en crecimiento. Es solo ahora que Brasil se ha convertido en un competidor cada vez más grande.

El punto aquí es no tenerle miedo a la retórica que Brasil se va a quedar con todo el negocio mundial de exportación de maíz. Sí, China le comprará más a Brasil, pero parte de eso se debe al hecho de que Ucrania tiene menos para exportar y Argentina está bajo los efectos de una tercera Niña en la región, y a su vez, China necesita seguir aumentando su red de proveedores globales de alimentos en ambos hemisferios.

Cuatro países concentran el 85% del comercio mundial de maíz y ellos son EE.UU., Ucrania, Brasil como así también la Argentina. Brasil es el modelo agroindustrial que la Argentina debe imitar y seguir. La oportunidad hacia adelante es única.

Deja un comentario