Fuente: Perfil

Alberto Fernández se reunirá por segunda vez con su par chino, Xi Jinping en un encuentro en el que el gobierno argentino está dispuesto a plantear que “se trata de una relación desigual» en la cual China es la beneficiada.  

La primera vez que se encontraron fue en febrero en Beijing, durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno, donde la Argentina firmó la adhesión a la Ruta de la Seda y se acordó un plan de inversión en infraestructura. Allí hubo distintas promesas de Xi Jinping, pero pocos avances. Ahora Argentina buscará encontrar un camino para torcer la desigualdad en el vínculo comercial.

«Sobre los swap, la renovación la logramos en febrero. La ampliación de su uso va a ser el principal tema de la reunión. Miguel Pesce avanzó pero aún no pudo cerrarlo», anuncian desde la comitiva y detallan: “El Banco Central argentino trabaja junto al Banco Popular de China en los aspectos técnicos, a fin de concretar la ampliación del canje de monedas con la Argentina (swap), con el objeto de acordar ampliación del uso de hasta USD 5.000 millones y mejorar sus términos y condiciones”.

Sobre mejorar las condiciones del uso de los swaps, otro funcionario explica que “Hoy no tienen utilidad para el comercio exterior, solo se puede usar para compensar valor con el Banco de Basilea”. «Hoy el swap es un cuento Chino”, dice uno de los dirigentes que quiere ir con una dura postura a la reunión bilateral, aunque el planteo no es el modo de Alberto Fernández

Hay quienes en la comitiva van más allá: “Los últimos diez años el déficit comercial da lo mismo que toda la deuda externa”. El ministro de Economía, Sergio Massa habló con Fernández sobre la necesidad de cambiar el vínculo y que esto sea planteado en el encuentro que tendrán el martes, algo que el jefe de Estado avaló. 

La reunión del martes a las 17.30 durará aproximadamente 30 minutos y además de Alberto Fernández y Sergio Massa, se prevé que participen el canciller Santiago Cafiero; el embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, y el secretario de la Jefatura de Gabinete Juan Manuel Olmos, entre otros. 

En el gobierno plantean que la relación de hermandad que el gobierno de Xi Jinping pregona se tiene que demostrar en los hechos. “No existen las palabras de amor, si no hay hechos”. Y van a los números: “Que paguen lo que deben de las represas que son 1288 millones de dólares. El contrato dice que la obra se licita con financiamiento, además la adenda de Mauricio Macri establece que hay mecanismo de desembolsos previo. No se cumplieron ninguna de las dos cosas. El estado puso 288 millones para sostener más de cuatro mil empleos y mil millones es lo que tiene que desembolsar para el próximo tramo de obra. Hay 52 proyectos mineros e hidrocarburos tiene China en Argentina. Así no podemos seguir. Vamos a plantear esto”, comentan. Se trata de las represas hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, que en conjunto tendrán un costo superior a los 5.000 millones de dólares.

Para empezar a resolver uno de los mayores problemas que tiene que ver con el déficit comercial de los últimos años, también se evalúa una solución a largo plazo con la que en cinco años se llegaría a un equilibrio. “Para que la balanza esté equilibrada, si tienen de verdad esa relación de hermandad, lo que tiene que hacer es suscribir bonos argentinos soberanos emitido en yuanes para financiar el déficit de balanza que tenemos. O amplían el swap a comercio o compran bono”, simplifica un miembro de la comitiva. Este año el déficit comercial proyectado es de 8 mil millones de dólares y 45 mil millones en diez años.

Alberto Fernández se reunirá con Xi Jinping después de encontrarse en un evento organizado por Joe Biden. Pero el mandatario chino también tuvo su primer encuentro presencial con el norteamericano en esta Cumbre. Xi Jinping llega al G20 fortalecido ya que el Partido Comunista de China en su vigésimo Congreso lo reeligió por un nuevo período de 5 años como Secretario General y se prevé que en marzo de 2023 sea reelecto como Presidente de la República Popular China. También Joe Biden llegó fortalecido después de que los demócratas logren retener el control del Senado de Estados Unidos. La reunión bilateral que se convirtió en la más importante de la cumbre duró tres horas. 

Las relaciones bilaterales entre China y Argentina cumplieron este año el 50 aniversario, por lo que se lo declaró como “Año de Amistad entre ambos países”. Durante el gobierno de Néstor Kirchner, nuestro país suscribió la Relación Estratégica con China y durante la presidencia de Cristina Kirchner se elevó ese status a Relación Estratégica Integral.

Más allá del vínculo comercial, China fue un actor clave durante la pandemia. Desde este país llegaron donaciones y se logró la adquisición de insumos para hospitales y la posterior provisión de millones de dosis de vacunas.

Deja un comentario