Fuente: LaPoliticaonline

La multimillonaria licitación para la provisión de caños sin costura para el gasoducto Néstor Kirchner, la obra más importante del mandato de Alberto Fernández, desató una interna empresaria de alto voltaje que amenaza con generar alguna baja en la Secretaría de Energía.

La pelea entre el grupo Techint de Paolo Rocca y China por el negocio se trasladó al interior de la coalición de Gobierno y en medio de acusaciones cruzadas sobre pliego «a medida» se dispararon las versiones de renuncias en Energía.

Este miércoles entró en vigencia el memorando de acuerdo mediante el cual Argentina ingresó oficialmente a la ruta de la seda, nombre de la iniciativa China para fondear obras de infraestructura sobre todo en países con problemas de financiamiento, como la Argentina.

El documento contiene seis capítulos donde ambos países se comprometen a profundizar la «alianza estratégica integral» con planes que parecen alterar drásticamente el juego de actores pesados de la economía local. En particular, la puesta en vigencia de este memorando, reaviva una disputa histórica entre Techint y el gigante asiático, que ya se vivió durante la construcción de los últimos gasoductos de Córdoba.

Se trata de los caños sin costura que se requieren para iniciar la construcción del gasoducto de Vaca Muerta. Para la adquisición de estos insumos, se encuentra abierto el proceso de licitación pública internacional cuyo plazo para la presentación de ofertas vence el próximo jueves 31 de marzo. Según fuentes oficiales la adjudicación se prevé para fines del mes de abril.

Las empresas Chinas lideran las consultas y retiros de pliego. De una lectura preliminar, y sin dar nada por hecho, parece ser que la mejor oferta la realizó la firma China Gezhouba.

Fuentes del sector afirmaron ante LPO que «El pliego fue hecho para Techint, dice que los caños deben entregarse en un radio de 80 km de la Ciudad de Buenos Aires».

Sin embargo desde el gobierno lo desmienten. «Las empresas Chinas lideran las consultas y retiros de pliego» afirmaron ante LPO que «De hecho, de una lectura preliminar, y sin dar nada por descontado, parece ser que la mejor oferta la realizó la firma China Gezhouba«.

La empresa china rankea entre las mayores contratistas de mega obras de infraestructura del mundo. En la Argentina no le ha ido muy bien: sigue empantanada en la construcción de las represas de Santa Cruz, que pese a las reiteradas promesas oficiales no logran despegar.

El embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja.

En el mercado no creen que la oferta China supere en precio a la realizada por Techint. «Es una operación del gobierno para presionar a los jugadores locales», afirmaron fuentes del sector a LPO

En este marco, la semana pasada Paolo Rocca viajó a Neuquén y como parte de su agenda se reunió con el gobernador Omar Gutierrez. Si bien del encuentro no trascendio un temario oficial, fuentes cercanas a Rocca afirmaron a LPO: «Si Paolo fue hasta allá es porque el negocio lo amerita». 

La licitación del gasoducto que esta a cargo de la empresa estatal IEASA es para la adquisición de 563 kilómetros de caños sin costura de 36 pulgadas por un valor de 500 millones de dólares. El ganador de la licitación recibirá un anticipo del 40 por ciento del total. 

«El anticipo es demencial, muy por arriba de lo que se acostumbra en este tipo de adjudicaciones», afirmó a LPO un empresario del sector. «Como se paga en Argentina, para darsela a los chinos hay que cambiar algunas condiciones del pliego», agregó la fuente.

La licitación es por más de 500 kilómetros de tubos sin costura por un total de 500 millones de dólares. El ganador recibirá un anticipo del 40 por ciento del total.

Desde el Gobierno afirmaron:»El sector siderúrgico y metalúrgico de la República Popular China es un actor presente en el desarrollo de proyectos energéticos de la Argentina y busca consolidar su presencia mediante la participación en más proyectos de infraestructura».

La escalada en la disputa movió los cimientos de la Secretaría de Energía, mientras en el Gobierno cruzaban acusaciones de pliegos «armados» en favor Techint, mientras otros sectores denunciaban que la obra ya había sido prometida a China, potencia que el Presidente visitó hace poco.

Deja un comentario