Fuente: France24

La nominada embajadora de Estados Unidos en Chile prometió el martes contrarrestar la influencia de China en el país andino, y destacó la postura crítica del presidente chileno, Gabriel Boric, hacia Cuba, Nicaragua y Venezuela como una «oportunidad única» para una nueva izquierda latinoamericana.

Bernadette Meehan, nominada en julio por el presidente Joe Biden, fue interrogada sobre el creciente peso de China en Chile durante su audiencia de confirmación en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

«Pienso abordar este tema atentamente de varias maneras», dijo esta diplomática de carrera con experiencia en Wall Street y que actualmente ocupa un puesto ejecutivo en la Fundación del expresidente Barack Obama.

Meehan dijo que, de ser confirmada, remarcará «la importancia de que Chile mantenga un clima de negocios basado en el respeto al libre comercio, la transparencia y el buen gobierno democrático».

Además, subrayó que prevé usar su posición para enfatizar las «ventajas» de hacer negocios con empresas estadounidenses en contraste con firmas chinas, resaltando los «valores compartidos» entre Estados Unidos y Chile sobre defensa del medio ambiente, derechos laborales, soberanía, telecomunicaciones, privacidad de datos y seguridad.

También dijo que advertirá sobre los riesgos que según ella supone hacer negocios con entidades chinas.

«Las inversiones que pueden parecer convenientes al principio pueden ser extremadamente costosas si comprometen la seguridad nacional», alertó.

Señaló que China desbancó a Estados Unidos como primer socio comercial de Chile en 2009, y que ejerce un «poder blando» en la nación sudamericana, con una red de 21 Institutos Confucio para difusión cultural, frente a 14 espacios estadounidenses similares, y planes para abrir un centro para la fabricación y distribución de la vacuna anticovid de Sinovac.

Meehan también fue preguntada sobre cómo enfrentar los intereses de Pekín en el sector minero de Chile, primer productor mundial de cobre y segundo productor mundial de litio, del cual además tiene las mayores reservas probadas del planeta.

«Estados Unidos puede trabajar con Chile para promover el desarrollo sostenible de minerales críticos», aseveró, e insistió en utilizar el compromiso estadounidense con las salvaguardias ambientales y los derechos laborales como «ventaja comparativa» frente a China.

«Oportunidad única» con Boric

Otro tema durante la audiencia fue cómo manejará la relación con Chile en lo que respecta a democracia y derechos humanos en Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países latinoamericanos.

«Esta es un área en la que tenemos un interés compartido con el presidente Boric», aseguró Meehan, haciendo hincapié en la condena del flamante mandatario a la invasión rusa en Ucrania y diciéndose «especialmente» alentada por sus críticas a regímenes autocráticos de la región.

«Creo que tenemos una oportunidad única con él. Ha hecho de la defensa de los derechos humanos una pieza tan central de cómo pretende gobernar Chile que creo que nos da la oportunidad de acercarnos a él para que sea un nuevo tipo de líder de la izquierda en la región», sostuvo.

Boric, un exdirigente estudiantil de 36 años que sucedió el 11 de marzo al presidente conservador Sebastián Piñera, se ha desmarcado de gobiernos bolivarianos, pero no ha ocultado su afinidad con el brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, ni con el candidato de la izquierda colombiana Gustavo Petro, o con postulados del Movimiento al Socialismo (MAS) en Bolivia.

Meehan, quien participó en la planificación del histórico viaje de Obama a Cuba en 2016, fue muy cuestionada por el senador demócrata Bob Menéndez sobre unas declaraciones de 2018 en las que, según dijo, ella destacó la «sensualidad» de la historia cubana. Meehan lamentó enfáticamente que alguno de sus comentarios haya desviado el foco de las «atrocidades del régimen».

«Cuba es una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos y una influencia maligna en la región», afirmó. «Si me confirman como embajadora en Chile, haré todo lo que esté a mi alcance para promover la política de Estados Unidos para ayudar al pueblo de Cuba».

Deja un comentario