Persisten dudas sobre plan de monitoreo del gigante chino de soja

Fuente: Dialogo Chino

Cofco soy Brazil cerrado

La promesa de COFCO de proteger las vastas cuencas del Cerrado de Brasil de la deforestación es bienvenida, pero parecía menos audaz una vez que Diálogo Chino investigó

l gigante de los agronegocios chinos COFCO International dio a conocer en julio sus planes para lograr la plena trazabilidad de sus proveedores directos de soja en el Brasil para el año 2023, un esfuerzo que podría ayudar a frenar la devastación del bioma del Cerrado. Sin embargo, los ecologistas dicen que los planes se quedan cortos en cuanto a la transparencia.

«La producción de soja puede ir de la mano de la conservación de los bosques y la vegetación nativa», dijo Wei Peng, jefe de sostenibilidad de COFCO International, al anunciar el compromiso, añadiendo: «Hacemos público nuestro compromiso de trazabilidad porque estamos preparados y queremos que se nos haga responsables de ello».

En las últimas semanas, el plan, que respondía a un préstamo de 2.300 millones de dólares vinculado a la sostenibilidad, ha recibido grandes elogios en el sector financiero. Pero, al ser cuestionado por Diálogo Chino, COFCO no dijo cuánto del volumen que actualmente traza tendría que aumentar para cumplir con su objetivo, y ha publicado muy poca información sobre cómo planea hacerlo.

«Todavía tenemos que entender qué son estos instrumentos que han adoptado para la verificación», dice Lisandro Souza, coordinador del programa Imaflora sobre el clima y las cadenas de producción agrícola. «Luego, el grado de transparencia de esta política”.

En una declaración escrita, COFCO dijo que publicaría regularmente los resultados de la política sobre sus informes anuales de sostenibilidad y otros «indicadores concretos».70%
de la soja que compra del estado de Mato Grosso y de la región de Matopiba proviene de proveedores directos

La omisión más flagrante del plan es la cuestión de los proveedores indirectos de la empresa y COFCO no ha revelado cuánta soja brasileña se abastece de ellos.  COFCO dice que el 70% de la soja que compra del estado de Mato Grosso y de la llamada región de Matopiba que abarca los estados de Maranh?o, Tocantins, Piauí y Bahia, proviene de proveedores directos, lo que sugiere que su promesa para el 2023 tiene un importante margen de mejora.

En una respuesta escrita a las preguntas de Diálogo Chino, COFCO dijo que estaba haciendo un esfuerzo «para comprometerse con los proveedores indirectos».

Todo Matopiba y casi la mitad de Mato Grosso están dentro del bioma Cerrado, de donde COFCO obtiene casi un tercio de toda su soja brasileña. Menos conocida que las selvas tropicales del Amazonas en su norte, la sabana del Cerrado cubre más de un quinto de la superficie de Brasil, pero goza de muchas menos protecciones ambientales. Con 2 millones de kilómetros cuadrados, el Cerrado es equivalente en tamaño a Francia, Alemania, España, Italia e Inglaterra juntos.

La preservación del Cerrado es esencial para la estabilidad del agua en Brasil. Conocida como la «cuna de las aguas brasileñas», las tierras altas de la sabana alimentan las cabeceras de ríos tan importantes como el Araguaia y el São Francisco y suministran ocho de los doce principales sistemas fluviales de Brasil. Sólo el 8% de la vasta pradera parcialmente cubierta de árboles es actualmente tierra protegida.

A medida que la protección de la región amazónica ha ido aumentando en los últimos 20 años, la agroindustria se ha trasladado al bioma vecino de Cerrado. La producción de soja se triplicó en el Cerrado entre 2001 y 2019, y El 51% de la superficie de tierra dedicada a la soja en Brasil se encuentra allí.

Derrame en el Amazonas

A diferencia del Cerrado, el Amazonas está actualmente protegido del avance de las plantaciones de soja por la Moratoria de la Soja de 2006, un acuerdo voluntario de deforestación cero realizado por las principales empresas de alimentos para proteger la selva tropical.

«El éxito de la Moratoria de la Soja dependió en parte del simple hecho de que el Cerrado existía junto a la región del Amazonas», dice Toby Gardner, un investigador de Trase, una organización que monitorea la deforestación vinculada a las materias primas.

Los productores de la sabana se oponen a la promesa de conservación de COFCO, aunque los detalles de lo que la empresa hará siguen siendo confusos.

«Podría haber un impacto inmediato, especialmente en la región de la sabana de Matopiba, donde todavía se pueden limpiar legalmente nuevas áreas, si [la empresa] comienza a restringir las compras a estos productores», dijo Fabrício da Rosa, director ejecutivo de la Asociación Brasileña de Productores de Soja, al Canal Rural poco después del anuncio de COFCO.

El Cerrrado abarca 13 estados, pero los cuatro estados de la subregión de Matopiba representan la principal frontera en la expansión del cultivo de la soja. Actualmente, la soja cubre el 8% del bioma.

Recién llegado ambicioso

COFCO International es una subsidiaria de la gigantesca empresa estatal china COFCO Corporation. La empresa matriz tiene una facturación anual de 70 mil millones de dólares. COFCO International fue creada en 2014 para convertirse en un líder mundial en el suministro de granos. Con sede en Ginebra, se está expandiendo rápidamente y tiene como objetivo competir con los líderes mundiales de la agroindustria como Bunge y Cargill.

En menos de una década, COFCO International ha establecido operaciones en 35 países. Llegó a Brasil en 2017 y rápidamente se convirtió en un importante exportador de soja brasileña, enviando la mayor parte de sus 4,5 millones de toneladas de soja a China en forma de alimento para cerdos a finales del año siguiente.

COFCO International dice que ya monitoriza a todos sus proveedores directos dentro de 25 municipios prioritarios del Cerrado. Sin embargo, esto sólo representa el 25% de la soja que COFCO obtiene del bioma y el 7,2% del total que se obtiene de todo el país, según cálculos de Diálogo Chino basados en datos de la empresa.

Esto sugiere que para lograr la plena trazabilidad de los proveedores directos para 2023, la empresa tendría que aumentar casi 14 veces la superficie vigilada.

En una respuesta escrita a las preguntas sobre su promesa, COFCO dijo que los cálculos de Diálogo Chino eran incorrectos porque actualmente monitorea más de los 25 municipios que menciona en sus informes de sostenibilidad, aunque se negó a decir cuánto más.

Se mantuvieron callados y evaluaron la situación mucho más cuidadosamente para determinar el nivel del desafío.

COFCO también ha prometido rastrear el 85% de sus proveedores directos en Matopiba, el corazón de la soja que Greenpeace dice que es responsable del 62% de la devastación de los bosques en el bioma del Cerrado, anteriormente, en 2021.

Paulo Adario, fundador de la Campaña Amazónica de Greenpeace, cree que la empresa «perdió la oportunidad» de comprometerse a un período más corto, que termina en 2020.

Preguntas sobre los proveedores indirectos

COFCO no reveló qué cantidad de la soja que compra de Brasil sería rastreada por su plan, prometiendo sólo la completa trazabilidad de los proveedores directos. La empresa también se abstuvo de explicar qué proporción de su producción total y de sus compras a la región del Cerrado (o en Brasil) representan sus objetivos para Matopiba.

COFCO International dijo que utilizaría mapas de las explotaciones agrícolas e imágenes de satélite, así como datos oficiales, como el Registro Ambiental Rural (REA) de las propiedades privadas dentro de las zonas forestales, para vigilar a los proveedores, y contrataría a auditores externos para supervisar el proceso.

Las explicaciones sobre cómo funcionará el cumplimiento del nuevo objetivo también siguen siendo vagas. La información está dispersa a lo largo de su anuncio oficial, su informe ambiental y su más reciente informe de resultados de junio de 2020 en el Foro sobre productos básicos blandos, una iniciativa del sector privado para frenar la deforestación en la sabana.  La COFCO tampoco ha revelado detalles de la auditoría externa que ha realizado en los 25 municipios prioritarios que cita.

La presión de los bancos

El plan es, al menos en parte, una respuesta a un préstamo de 2.300 millones de dólares que COFCO International obtuvo de 21 bancos en 2019, dice la empresa. El préstamo de bajo interés está vinculado al cumplimiento de los objetivos ambientales que priorizan el rastreo de productos.

En respuesta a la creciente deforestación en el Brasil en los dos últimos años, instituciones financieras como el banco HSBC y Nordea, la rama de inversiones del mayor grupo de servicios financieros de Europa, están ejerciendo presión sobre el mercado de productos básicos. Adario de Greenpeace dice: «COFCO dice que está preocupado por el tema ambiental. Es una preocupación que existe, y está ligada a la defensa del mercado».

COFCO también ha prometido que sus proveedores no utilizarán el trabajo forzoso, ni la agricultura en áreas de preservación o aquellas bajo embargo por las agencias de protección ambiental de Brasil por irregularidades. También dice que sus nuevas medidas seguirán el marco establecido por la Moratoria de la Soja.

La transparencia es esencial

La Moratoria de la Soja ha sido una de las principales herramientas para reducir la deforestación en el bioma amazónico (como han demostrado los estudios en PlosOne Pnas) y ha sido efectiva hasta 2018, aunque recientemente ha recibido críticas de la Ministra de Agricultura Tereza Cristina da Costa Dias.1,8
de la cosecha de soja amazónica de 2018/2019 violaba la Moratoria de la Soja.

Incluso cuando las tasas de deforestación en el Amazonas comenzaron a aumentar de nuevo en 2019, la soja no fue la culpable. Un informe del Grupo de Trabajo de la Soja (compuesto por productores, organizaciones ambientales y el gobierno brasileño) encontró que sólo el 1,8% de la cosecha de soja amazónica de 2018/2019 violaba la moratoria. No se da el desempeño de las empresas individuales, aunque se podría copiar una plantilla para hacerlo de los Acuerdos de Ajuste de Conducta en la Carne del sector ganadero.

Souza, de Imaflora, dice que la transparencia es esencial para permitir la participación de los grupos de la sociedad civil que exigen sistemas de verificación eficaces.

El costo humano

Aunque el crecimiento de la agroindustria ha impulsado el PIB en los municipios de la región de Matopiba, no ha hecho avanzar el desarrollo social en esa región.

Sólo 45 de las 337 ciudades de la región tienen índices de bienestar que superan los promedios de sus estados, según un estudio dirigido por la Universidad Federal de ABC, con sede en Sao Paulo. En la mayoría de los casos, los indicadores de bienestar en las regiones productoras de soja son peores que en otros lugares.

Cuando son las cinco de la tarde, hay una nube que parece niebla, pero es sólo un pesticida.

El cultivo de soja en la región de Matopiba es responsable de la degradación de manantiales y cauces de ríos, y el uso generalizado de productos químicos agrícolas ha tenido impactos adversos en la salud, reveló un informe de organizaciones sociales de 2018.

Altamiran Ribeiro, de la Comisión Pastoral de la Tierra, vive en una comunidad agrícola cerca de Bom Jesus, en el sur de Piauí. Como la mayoría de las comunidades campesinas, la casa de Ribeiro se encuentra en los valles fluviales del Cerrado, mientras que el agronegocio se está apoderando de las zonas de la meseta.

La expansión del monocultivo de soja impacta en los cuerpos de agua que abastecen a comunidades como la de Ribeiro: «En primer lugar, la deforestación hace que el agua se seque», dice.

A continuación, está el efecto de los agroquímicos utilizados en los campos. «Muchas comunidades están a favor del viento, entonces el viento sopla y trae consigo los productos químicos», añade. «Cuando son las cinco de la tarde, hay una nube que parece niebla, pero es sólo un pesticida. «

Ribeiro también se queja de que el monocultivo de soja avanza sin diálogo ni transparencia. «A veces sabemos quién la cultiva. Pero los compradores, a quién pertenece la soja, a dónde va y cómo llega, eso no lo sabemos», dice.

En cuanto a los impactos ambientales de la soja, COFCO International dice que invierte en educación y en el desarrollo de las comunidades en las regiones donde opera.

¿Acción conjunta o ir solo?

Mientras que la moratoria de la soja cubría todo el sector, COFCO International ha adoptado un enfoque de «go-it-alone».

«La postura de COFCO es interesante porque es diferente a la de los otros comerciantes, que terminaron por hacer compromisos ambiciosos», dice Toby Gardner de Trase. «Se mantuvieron callados y evaluaron la situación mucho más cuidadosamente para determinar el nivel del desafío. Además, están haciendo sus compromisos más concretos. «

Paula Bernasconi, coordinadora del Instituto Centro de Vida, ha acogido con satisfacción las promesas de COFCO, diciendo que empuja a la industria a subir el listón, y muestra que es posible «crear una política restrictiva contra la deforestación». Aunque admite que los acuerdos sectoriales son esenciales para evitar que los productores que destruyen el medio ambiente introduzcan la soja en la cadena de suministro vendiéndola a compradores menos exigentes

Mientras tanto, la Asociación Brasileña de Fabricantes de Aceites Vegetales se opone a un acuerdo sectorial (como la Moratoria de la Soja) para el Cerrado.

Se sabe que las grandes empresas han esquivado sus promesas en el pasado. Varias, incluida Cargill, adoptaron promesas de detener la deforestación y promover la trazabilidad de los productos mediante la firma de la Declaración de Nueva York sobre los Bosques de 2014, respaldada por el PNUD. Aunque el Brasil no fue signatario, Cargill sí lo hizo. Aun así, eludió su compromiso de 2015 de vigilar todas las compras de soja de Brasil para 2020 aplazando el objetivo hasta 2030.

Trase sitúa a COFCO International en el séptimo lugar entre las 30 empresas más expuestas al riesgo de obtener soja de áreas ilegalmente despejadas.

Además de la soja, COFCO International también comercia con café, azúcar y algodón en Brasil. Para mantener el control de este mercado, el 70% de sus 11.000 empleados están en Brasil.

El enfoque estratégico de COFCO International en Brasil trae riesgos y beneficios. Su creciente presencia aumenta el riesgo de impactos ambientales si sus avances son incontrolados, al tiempo que lo hace más susceptible a la presión de los defensores del cambio.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: