China: las importaciones de carne porcina treparán a su mayor nivel histórico

Fuente: Clarin

Las fluctuaciones en la demanda china son centrales para las exportaciones agroalimentarias de Estados Unidos, Argentina y Brasil.

El agregado agrícola de Estados Unidos en Beijing estimó la semana pasada que la producción de carne de cerdo en la República Popular cayó al menor nivel histórico y será de 38 millones de toneladas en 2020. Esto significa que las importaciones de carnes porcinas treparan como contrapartida a su mayor nivel desde que se llevan registros de 4,3 millones de toneladas, para disminuir a 3,7 millones de toneladas en 2021 (Departamento de Agricultura de EE.UU / USDA).

Entre septiembre de 2019 y agosto de este año el stock de reservas de carne porcina en China disminuyó aproximadamente 452.000 toneladas, lo que deja un total de poco más de 100.000 toneladas con que enfrentar la demanda del resto del año.

Esta es la razón por la que el precio de la carne de cerdo se ha duplicado respecto a los niveles previos a la pandemia del coronavirus, y alcanza ahora a Rm 47,61 por kilogramo, que equivale a U$S 7 por unidad de medida: su costo ha aumentado más de 50% en los últimos 12 meses.

Las fluctuaciones en la demanda china son centrales para las exportaciones agroalimentarias de Estados Unidos, Argentina y Brasil.

El consumo chino ha retomado los niveles previos a la crisis del tercer trimestre del año, debido a que el producto ha crecido 5,9% respecto al trimestre anterior, tras haberse hundido 6,9% en los primeros tres meses del año, y recuperado luego a 3,8% en el segundo.

El consumo trepó a U$S 6,9 billones en el cuarto trimestre de 2019, arrastrado por la extraordinaria capacidad de gasto de una clase media de 440 millones de personas con ingresos comparables a los norteamericanos (U$S 35.000 / U$S 45.000 anuales).

Esa capacidad de consumo se ha puesto nuevamente en marcha con plenitud, y se manifiesta ante todo en el crecimiento excepcional del consumo de carne porcina, aviaria y vacuna.

El agregado agrícola norteamericano agrega que el stock porcino de la República Popular alcanzaría a 370 millones de cabezas en 2021, un nivel equivalente a 80% del que tenía en la etapa pre-pandemia, con un alza de 9% en los próximos 12 meses, que lo llevaría a 415 millones de unidades al concluir 2021.

Lo más significativo para los intereses argentinos es que la producción de carne vacuna treparía a 6,9 millones de toneladas en 2021 impulsada por las enormes ganancias de 2019 y 2020 (30% en el primer año y más 40% en el segundo).

Por eso lo previsible es que este año haya un récord de importaciones de 4,3 millones de toneladas, con una disminución a 2,7 millones de toneladas en 2021.

USDA subraya la extrema efectividad de las medidas tomadas por el gobierno de Beijing para controlar la “fiebre porcina”, a punto de que en los primeros seis meses del año sólo fueron reportados 17 brotes, en tanto que ascendieron a 171 en igual periodo del año pasado.

Lo fundamental es que ha habido un profundo cambio estructural en la producción de carne de cerdo en China; y más de la mitad es obra ahora de grandes unidades productivas altamente tecnificadas, y de elevada productividad, con estándares sanitarios de nivel internacional. Pero la otra mitad sigue en manos de pequeños productores, muchos de ellos en las regiones más pobres del país.

El gobierno chino realiza un esfuerzo sistemático, financiero, productivo y tecnológico respecto a este sector más atrasado, que abarca 280 millones de productores. De ahí la creación de un Fondo de U$S 70.000 millones, y la conversión de esta política en una prioridad estratégica de la República Popular.

Esto sucede en el año en que China ha decidido terminar con la pobreza extrema, después de haber extraído a más de 800 millones de personas de esa situación en los últimos 40 años.

China se propone recuperar 100% de la producción de carne de cerdo que tenía en la etapa pre-pandemia antes de fin de año; y esto implica transformar a las cooperativas de pequeños productores en grandes unidades productivas capaces de procesar entre 10.000 y 30.000 cabezas por año.

También ha decidido aumentar la productividad de las grandes unidades de producción hasta llevarlas a un millón de cabezas anuales.

Por último, las redes de frigoríficos de la República Popular procesarían 501,5 millones de cabezas en 2020 (7,8% más respecto a los niveles de 2019), para trepar luego a 560/580 millones de unidades en 2021.

Los tres países más interesados en la demanda china de agroalimentos, incluyendo el consumo de carnes, son Estados Unidos, Brasil, y la Argentina. En los tres casos, la demanda china es la que fija el rumbo de las exportaciones agroalimentarias. Por eso el informe del agregado agrícola de EE.UU. es un insumo esencial para los productores argentinos.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: