La cooperación entre China y América Latina y el Caribe sigue profundizándose

Fuente: CGTN

El día 23 de julio de este mes los países latinoamericanos, junto con China, celebraron otra conferencia fructífera en medio de la cooperación ininterrumpida y recíproca en la lucha contra la COVID-19. Los cancilleres de China y de otros 13 países presentaron una declaración conjunta para indicar el enfoque y la dirección del trabajo futuro.

Desde del brote de coronavirus, tanto el pueblo chino como el latinoamericano han experimentado considerables sufrimientos y pérdidas. Sin embargo, cuanto más cruel ha sido el enemigo invisible, más visible se ha hecho el espíritu humanista internacional. Al principio de la expansión del virus, cuando toda China se centraba en la detección, el seguimiento y el confinamiento, Latinoamérica y el Caribe, territorio que aún estaba exento del virus gracias a la distancia, mostró su afecto y solidaridad hacia el pueblo chino a través de cartas y llamadas, así como su disposición a colaborar a pesar de las barreras geográficas.

En esta videoconferencia, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, ha puesto de manifiesto cinco iniciativas, las cuales han recibido una actitud positiva y una respuesta activa de la parte latinoamericana. Destacan: primero, poner a las personas en primer lugar y profundizar la unidad y la cooperación. Segundo, insistir en la asistencia mutua y el beneficio compartido y trabajar juntos para proteger la economía y el pueblo. Tercero, persistir en la búsqueda de oportunidades en las crisis y promover la iniciativa de La Franja y La Ruta. Cuarto, adherirse al enfoque orientado a la demanda y fortalecer la dinámica general de la cooperación. Quinto, defender la equidad y la justicia, y fortalecer la coordinación de la gobernanza global.

En esta videoconferencia, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, ha puesto de manifiesto cinco iniciativas, las cuales han recibido una actitud positiva y una respuesta activa de la parte latinoamericana.

Las muestras de la parte china han sido constantes y consistentes en cuanto a la relación chino-latinoamericana. A partir del primer vínculo diplomático chino con Latinoamérica en 1960, los sesenta años transcurridos no han degradado, sino que han abrillantado cada vez más las relaciones e intercambios entre ambos continentes lejanos, un hecho que ha probado un refrán chino: «Somos vecinos que vivimos en dos polos del Globo».

El mundo de hoy se enfrenta a una situación de singulares cambios sin precedentes, los cuales no solamente se reflejan en la vida diaria sino también en los contactos diplomáticos. Desde lo político hasta lo cultural, desde mandatarios hasta estudiantes de primaria, los intercambios ocurren sin ser interrumpidos por medio de nuevas formas. En primer lugar, la diplomacia estatal ha conseguido un nuevo sentido. Durante este periodo, el presidente de China, Xi Jinping, ha hablado con ocho líderes latinoamericanos por teléfono y ha habido más de 20 intercambios de cartas. Estas llamadas telefónicas han tenido una gran importancia, sobre todo en estos momentos difíciles en los que ha quedado demostrado el impulso de la cooperación, que ha propiciado un gran alivio a la población y a la comunidad internacional.

En segundo lugar, el modelo virtual en la «nube» se ha convertido en la modalidad principal en la diplomacia. A medida que han aumentado los países afectados por la COVID-19, ha sido más difícil realizar las actividades diplomáticas en forma presencial. La videoconferencia de los cancilleres es solo un ejemplo de los abundantes frutos de la diplomacia en la «nube». Además, se celebró el primer encuentro virtual de expertos epidemiológicos de China y de Latinoamérica y el Caribe el 24 de marzo. En los siguientes cuatro meses los chinos compartieron sin reservas todas las experiencias con diferentes países del otro lado del Pacífico. Las conferencias y reuniones han sido testigo de los esfuerzos de ambas partes para conquistar esta dura batalla contra el coronavirus.

En tercer lugar, los intercambios comerciales chino-latinoamericanos han recuperado una nueva dinámica en las plataformas virtuales. Un ejemplo es la celebración exitosa de la Feria de Guangzhou y de la Expo Digital de Comercio Internacional entre China y América Latina (México). Esta última alcanzó un importe comercial de 8,02 millones de dólares. La era pos-COVID traerá muchos retos, dentro de los cuales la recuperación económica sin duda ocupará el primer lugar. Ante un futuro incierto, la gigantesca demanda del mercado interno chino pronostica una posible mejora apreciable para la economía latinoamericana.

Los intercambios comerciales chino-latinoamericanos han recuperado una nueva dinámica en las plataformas virtuales.

En cuarto lugar, los intercambios culturales y entre personas han entrado en una nueva etapa. Estudiantes de la Escuela de Primaria 109 de Beijing escribieron y grabaron un video de agradecimiento en español al presidente de Chile, Sebastián Piñera. Éste les respondió personalmente y les agradeció sus contribuciones para promover la amistad de los dos pueblos. Además, el Comité Central del Partido Comunista de China y la Asociación del Pueblo Chino para la Amistad con Países Extranjeros, así como otras organizaciones no gubernamentales, han hecho esfuerzos indispensables para mantener la amistad y promover los intercambios.

La cooperación entre China y América Latina y el Caribe sigue profundizándose, mientras las relaciones entre China y EE. UU. se están tensando.

El evento tuvo lugar en medio de las crecientes acusaciones de Estados Unidos contra China y su exigencia de cerrar el consulado chino en Houston en un plazo de 72 horas sin aviso previo ni motivos que puedan justificarse, seguido por el discurso del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, que ha ejercido de vanguardia de la administración Trump a la hora de llevar al extremo las relaciones chino-estadounidenses, llamando a sus aliados a usar «formas más enérgicas» para presionar al Partido Comunista de China. 

Estados Unidos ha mantenido esta misma postura con respecto a los lazos entre China y América Latina. El aumento de la presencia china en la región está visto como «tocar el queso estadounidense». Los ataques contra el Partido Comunista de China y el socialismo, para demonizar la imagen china y socavar la cooperación entre China y los países de la región, se han multiplicado. A pesar de la falta de evidencia, las acusaciones no cesan de crecer en medio de la pandemia. Estos actos ponen de manifiesto tanto la mentalidad hegemónica de Estados Unidos al ignorar las normas básicas del derecho internacional y las relaciones internacionales, como la intención de las políticas electorales y la mentalidad de guerra fría del Gobierno estadounidense.

El evento tuvo lugar en medio de las crecientes acusaciones de Estados Unidos contra China y su exigencia de cerrar el consulado chino en Houston en un plazo de 72 horas sin aviso previo ni motivos que puedan justificarse.

En el comunicado destacan los cancilleres la importancia de la cooperación multilateral, haciéndose eco del discurso de la ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, Claudia Blum: el multilateralismo es el camino para lograr una respuesta global eficiente, cooperativa, coherente, basada en la ciencia, y que afiance nuestra capacidad de adaptación frente a futuras crisis. Como ha reiterado el canciller chino Wang Yi, China no cambiará su voluntad de promover las relaciones entre China y América Latina, ni su determinación de profundizar la solidaridad y la cooperación, ni la visión de promover la cooperación Sur-Sur y mejorar la gobernanza mundial con este continente que encierra mucha potencia.

El desarrollo independiente de los países en esta región beneficia tanto a los intereses del pueblo latinoamericano y caribeño como a los de toda la humanidad, que es también lo que persiguen el Gobierno y pueblo chinos. La resiliencia que destaca en la relación entre China y América Latina y el Caribe en medio de la pandemia ha sentado una base prometedora para nuestra cooperación en el futuro, sobre todo en materia de salud pública, mitigación de la pobreza y reducción de desastres, y economía digital, entre otros. Con tal visión, el presidente chino Xi Jinping dio el anuncio de convertir la vacuna contra la COVID-19 en un bien público mundial, a fin de ayudar a garantizar el acceso a la vacuna de los países en desarrollo. La mayoría del mundo está bajo el ataque del coronavirus y aún nos queda el enigma de cómo vencerlo. Por ello tenemos que completar juntos las tareas pendientes para reconstruir la economía mundial y encarrilar el desarrollo próspero y sensato con los países que valoran la idea de la globalización y el multilateralismo. En esa fe China está dispuesta a trabajar con América Latina y el Caribe, impulsando en la era pos-COVID-19 una cooperación más sostenible e integral.  

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: