China podría producir cerdos en Argentina

Fuente: BaeNegocios

El Ingeniero zootécnico Juan Uccelli, afirmó que existen posibilidades concretas de que lleguen, a corto plazo, inversiones chinas para producir cerdos en el país.

La situación que atraviesa China por la peste porcina africana (PPA) generó bajas en la producción de cerdos en el país por más de 20 millones de toneladas y erradicar la enfermedad podría tomarle al gigante asiático «entre 5 y 10 años», según el consultor porcino. Ante eso, el gobierno chino autorizó a empresas a invertir en otros países para producir cerdos.

Con el objetivo de recuperar los volúmenes habituales de producción, China podría invertir hasta el 2026 un total aproximado de US$4800 millones en nuestro país. Si bien aún no está confirmado que Argentina sea el benefactor de las inversiones, el país se consolida como una alternativa rentable dado el bajo costo de producción en comparación con China: «en Argentina el costo de producción ronda los US$ 0,80 el kilo y en el gigante asiático US$2 el kilo».

Actualmente, según lo que precisó Uccelli, se está firmando con el Gobierno Chino un acuerdo que sería el puntapié para que se comience a tratar cómo sería el desembarco de las inversiones «de gran tamaño».

En cuanto al crecimiento que podría generar en el rodeo argentino la inversión, el consultor afirmó que «en dos años se podría conseguir un incremento de más de 60 mil madres; en cuatro años podría alcanzar un incremento de 80 mil madres y en un sexto año, un crecimiento potencial de 100 mil madres». Siguiendo la proyección de Uccelli, «para el 2026 se podría duplicar la cantidad de madres y alcanzar las 780 mil madres, un 75% más de lo que tiene Argentina en este momento (395.000) «.

Por otra parte, el negocio con China podría influir positivamente en la cantidad de maíz que consume la industria porcina argentina, que actualmente, de las 50 millones de toneladas que se producen, consume poco más de un millón y 200 mil toneladas. Uccelli afirma que los inversores chinos ven a esto como «una buena oportunidad para transformar» el consumo de maíz y sugiere que de llevarse a cabo la inversión se podría duplicar el consumo del mismo.

Si bien todavía se trata de un proyecto, el Ingeniero aseguró que primero se deben discutir y resolver dos problemas importantes para acondicionar la infraestructura al crecimiento exponencial en la producción que significaría.

El primer problema, para el consultor, es «la necesidad de mejora genética que está limitada por el lazareto de Buenos Aires». De acuerdo a la reglamentación del SENASA, los animales que ingresan desde el exterior deben entrar en avión y pasar por el lazareto ubicado «inconvenientemente» en Puerto Madero que tiene una capacidad máxima por ingreso de 300/400 plazas y opera entre 7  y 8 veces al año.

El rol del lazareto es fundamental para prevenir el ingreso de animales con Sindrome Respiratorio Reproductivo Porcino (PRRS) a la Argentina, que actualmente se encuentra libre de éste. Sin embargo, la ubicación actual del lazareto con dicha capacidad podría motivar a que se comiencen a «romper reglas» y por ende hacer plausible el ingreso de enfermedades que no se encuentran en el país y podrían representar importantes problemas para la producción nacional.

Uccelli sugiere antes de que lleguen las inversiones se podría armar un «lazareto de alta bioseguridad cerca del aeropuerto internacional de Ezeiza que cuente con una capacidad de 3000 plazas». El proyecto de la reubicación y ampliación del lazareto ya existía pero, por falta de dinero, nunca se llevó a cabo; no obstante, para el Consultor el costo de hacer un nuevo lazareto representaría sólo el 0.25% de la inversión del primer año.

El segundo problema surge de un escenario posible que pueda asemejarse al actual. El Ingeniero planteó los siguientes interrogantes: «¿Qué haríamos con toda la producción china si aparece algún hecho extraordinario como el COVID-19 y los puertos están cerrados por más de un mes? ¿Donde se ubicarían todas esas toneladas? ¿En el mercado local?».

Quienes participan activamente de la producción porcina saben que eso no sería rentable, el panorama actual es la prueba de qué pasa si se vuelca toda la producción al mercado local: los precios bajan drásticamente si se colapsa la oferta de carne.

La solución que propone Uccelli es que «los proyectos de inversiones chinas tengan por lo menos 4 meses de stock en cámaras acá, en Argentina. Si por dos meses no pueden salir, hay 4 meses de stock para que no se vuelque todo al mercado local». Según el Consultor, esta estrategia se usa en China para moderar el mercado y regular los precios.

El exceso de oferta en el mercado local ya generó que en este momento el precio el capón por kilo se haya depreciado considerablemente y la posibilidad de que suceda nuevamente con volúmenes tan superiores como los que potencialmente produciría China sería determinante para los productores locales: «ésta semana estamos en un piso, con precios que son realmente vergonzosos», aseguró Uccelli consternado sobre la situación de los productores. «Algunos están pagando 50 pesos el kilo pero en la mayoría de los casos los precios van desde $58- $62, prácticamente no se llegan a cubrir los costos de producción que rondan los $62-$64».

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: