China apunta a la Argentina en su despliegue nuclear mundial

Fuente: DialogoChino

En medio de la incertidumbre económica y política, Argentina ha doblado su apuesta con una importante inversión nuclear china. La nueva planta en la provincia de Buenos Aires ayudará a satisfacer las necesidades energéticas de la Argentina con el apoyo de la tecnología y las finanzas chinas.

A medida que China busca incrementar sus exportaciones de energía nuclear y el cambio climático exige una electricidad baja en carbono a nivel global, el proyecto en la Argentina podría representar el punto de inicio de un renacimiento liderado por China. Sin embargo, las preocupaciones sobre el costo y la seguridad de la energía nuclear siguen estando vigentes.

Haciendo un trato

Argentina está avanzando con la planta Atucha III, cuatro años después de haber aceptado formalmente su construcción, y probablemente entrará en funcionamiento en el 2021.

En abril, el gobierno argentino a cargo del presidente Mauricio Macri firmó una carta de intención con la Administración Nacional de Energía de China. El contrato, cuya firma está prevista para las próximas semanas, incluirá un préstamo de US$10 mil millones por parte de China, y cubrirá el 85% de los costos de construcción de la planta.

Invertir en nuclear requiere un compromiso de largo plazo, pero China puede ofrecer capital subsidiado a sus clientes extranjeros

El ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, confirmó recientemente la realización del proyecto en el segundo foro de Una Franja, Una Ruta en Beijing.

El proyecto Atucha III forma parte de un acuerdo firmado en el 2015 por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que aprobó dos plantas nucleares: una que utiliza tecnología canadiense en las plantas existentes en Argentina y otra que utiliza la tecnología china.

Macri cuestionó el acuerdo al momento de asumir, en medio de un marco de dudas sobre si la energía nuclear era una fuente de energía suficientemente económica. Finalmente aprobó la construcción, pero la crisis económica llevó a establecer una sola planta para reducir el tamaño del préstamo.

“Argentina está atravesando una crisis económica y el dinero es escaso. Invertir en energía nuclear requiere un compromiso a largo plazo, pero China puede ofrecer capital subsidiado a sus clientes extranjeros “, dijo Mark Hibbs, investigador principal del Programa de Política Nuclear de Carnegie.

“Esto le otorga a China una ventaja sobre otros países exportadores de energía nuclear”.

Fortalecimiento de lazos

El acuerdo nuclear está en línea con la “alianza estratégica integral” de la Argentina con China, un alto estatus diplomático que China solo reserva a unos pocos países. Bajo la gestión de Fernández de Kirchner, ambos firmaron más de 20 tratados.

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner aplaude ante la inauguración de Atucha II en 2015 (image: Presidencia de la Nación)

Macri y el presidente chino, Xi Jinping, firmaron un plan de acción conjunto de cinco años (2019-2023) durante la Cumbre del G20, realizada el año pasado en Buenos Aires, pero Xi no logró el respaldo oficial de la Argentina en la iniciativa china de infraestructura Una Franja, Una Ruta. También se esperaba que el proyecto nuclear obtuviera luz verde, pero las negociaciones se detuvieron.

El gobierno actual ha justificado el proyecto como una forma de reducir el déficit de energía del país y fomentar vínculos más estrechos con China. “El acuerdo exhibe el nivel de madurez de nuestra relación estratégica con China”, dijo recientemente Diego Guelar, embajador de la Argentina.

Macri acordó construir la planta utilizando tecnología china, siendo una condición del préstamo otorgado por el banco ICBC.

La empresa estatal china China National Nuclear Corporation originalmente había acordado llevar adelante la construcción con la empresa estatal argentina Nucleoeléctrica. La presencia de la misma en la carta de intención del proyecto sugiere que seguirá involucrada.

Cuestionamientos

El acuerdo atrajo las críticas de un grupo de ex secretarios de energía de Argentina, que afirmaron en un comunicado de prensa que habría sido más barato desarrollar proyectos de energía solar y eólica.

“Cualquier proyecto energético futuro debe ser parte de un plan energético nacional y de largo plazo, que hoy no existe. Todos los proyectos nuevos deben ser económicamente competitivos y deben estar en línea con los compromisos de mitigación asumidos por el país “, dijo Jorge Lapeña, ex secretario de energía.

Las organizaciones medioambientales que priorizan la proliferación eólica y solar coinciden.

“No consideramos a la energía nuclear como energía renovable, tiene muchos riesgos con respecto al funcionamiento de los reactores y los residuos. No es adecuado para la Argentina “, dijo Andrés Nápoli, jefe de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

“Una nueva planta nuclear requeriría estudios de riesgo e impacto y todavía no hemos visto ninguno”.

Historia nuclear de Argentina

Argentina fue el primer país de América Latina en adoptar la energía nuclear, pero a pesar de tener industria avanzada, siempre ha importado tecnologías de reactores de energía nuclear.

La energía nuclear representa aproximadamente el 3% de la matriz energética de la Argentina, basada principalmente en hidrocarburos y cuya producción está subsidiada. La energía solar y eólica se ha incrementado en los últimos años después de las licitaciones de 147 proyectos que totalizan 4.466 MW.

1974

el año en que Atucha I, la primera planta nuclear de América Latina, empezó a funcionar

El acuerdo original con China habría sumado una cuarta planta nuclear (Atucha III) y la quinta (Atucha IV), agregando 1,700 megavatios a la red. La única planta sumará 745 megavatios.

Argentina siempre importó tecnología para sus reactores nucleares pero tiene una avanzada industria de investigación nuclear.

Creada hace 40 años, la empresa estatal INVAP desarrolla reactores nucleares para mercados globales. INVAP recientemente vendió reactores más simples de investigación (que operan a más bajas temperaturas) a Holanda, Arabia Saudita y Brasil, pero no tiene la capacidad para exportar tecnología más compleja.

“A nivel internacional, Argentina solo puede competir en algunas áreas y el desarrollo de reactores nucleares para investigación es una de ellas”, dijo Diego Hurtado, ex jefe de la autoridad reguladora nuclear en la Argentina.

Una hendidura en el cinturón de China

Mientras que países como Argentina se debaten si la energía nuclear es la mejor opción para su desarrollo energético, China se ha convertido en un campeón mundial.

Impulsada por la contaminación del aire, el cambio climático y los problemas de seguridad energética en el país, hoy China tiene la mayor cartera de proyectos de energía nuclear del mundo.

En el pasado, China ha confiado en la tecnología importada, pero en los últimos años ha producido sus propios reactores, incluido el reactor Hualong One, que se utilizará en la Argentina. Según el plan del gobierno Hecho en China 2025, China apunta a utilizar más tecnología nacional y hacer de su industria nuclear un líder mundial.

El acuerdo con la Argentina es una de las primeras historias de éxito para la energía nuclear china en el exterior. Desde el año 2000, Rusia ha dominado el desarrollo de energía nuclear en el extranjero, suministrando el 45% de la capacidad total. Mientras tanto, China ocupa el quinto lugar como desarrollador, con solo el 9%. Hasta ahora, los únicos reactores chinos desarrollados en el extranjero se han vendido a Pakistán.

Más allá de los acuerdos con Argentina y Pakistán, no queda claro si los reactores de energía nuclear de China encontrarán otros mercados.

“Después del accidente de Fukushima, la demanda global de energía nuclear no ha sido fuerte, y Estados Unidos, Alemania, Corea del Sur y otros se están retirando”, dijo Zhang Hua, ingeniero senior del Instituto de Ciencia y Tecnología de la Corporación de Inversión State Power, que habló a título personal con Diálogo Chino.

“La demanda de Sudáfrica, Turquía, Argentina y otros países tampoco es tan alta como se esperaba. El actual panorama para las exportaciones de energía nuclear de China no es optimista “, agregó Zhang.

Jiang Kejun, investigador principal del Instituto de Investigación de Energía de China, señaló que los reactores que China planea exportar son de Generación III, que ha mejorado las características de seguridad en comparación con la era de la tecnología de los reactores utilizados en Fukushima.

En el 2014, el reactor chino Hualong One aprobó la revisión de seguridad del Organismo Internacional de Energía Atómica y ahora está realizando revisiones de seguridad en Europa.

Además, la competitividad económica de las exportaciones nucleares de China será un factor determinante en su éxito, ya que las alternativas de energía más baratas han generado que la energía nuclear sea menos atractiva.

Los Estados Unidos, sede de la mayor cantidad de centrales nucleares, ha estado retirando prematuramente las plantas que no pueden competir con el gas natural más barato y la generación de electricidad renovable. El diseñador general adjunto de Hualong One le dijo al South China Morning Post que el reactor rivalizaría con las tecnologías francesas y estadounidenses.

A medida que China aumenta la construcción en el país, el precio de sus reactores podría caer significativamente en los próximos años, dijo Jiang. Aunque China también enfrenta una dura competencia por parte de los exportadores “legendarios”, especialmente Rusia, su expansión nuclear en el extranjero podría ser un obstáculo para el desarrollo interno.

“Si hacemos un buen caso para la energía nuclear, creo que el mundo responderá”, dijo Jiang Kejun.

Edwin Lyman, director interino del Programa de Seguridad Nuclear de la Unión de Científicos Preocupados, dijo: “Si el HPR1000 realmente ofrece mayor seguridad a un costo reducido, entonces representaría un avance significativo en el diseño de energía nuclear. Pero se necesitará una experiencia operativa considerable antes de que se puedan probar sus características de seguridad “.

¿Una solución clave a la crisis climática?

Según el histórico informe especial del 2018 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el rol de la energía nuclear aumentará en la mayoría de los escenarios que mantienen el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 ° C.

La energía nuclear es una de las pocas opciones libres de carbono que pueden equilibrar los recursos energéticos variables como el viento y la energía solar.

Los modelos de energía exhiben que la inclusión de captura y secuestro nuclear y de carbono (CCS, por sus siglas en inglés) para las plantas de combustibles fósiles hace que la descarbonización de la red de energía sea más barata que un cambio a energía 100% renovable.

Sin embargo, en todo el mundo, las nuevas plantas de energía nuclear no se están adaptando a la dinámica de las retiradas, lo que significa que una fuente clave de energía con cero emisiones de carbono está disminuyendo incluso a medida que aumentan las temperaturas.

Con menos energía nuclear, los países tendrían que depender más de otras opciones como el almacenamiento de batería, una mejor transmisión y CCS para equilibrar una red que se acerca al 100% de la energía renovable.

Balance de riesgos

Incluso con la inminente crisis climática, los países pueden rechazar la energía nuclear debido a sus preocupaciones de seguridad o su costo total.

Si bien los reactores de la Generación III son más seguros, la energía nuclear todavía presenta innumerables riesgos. Estos incluyen la exposición a la radiación de la extracción de uranio, los derrumbes como el de Fukushima y el uso de la tecnología para producir armas nucleares.

Los defensores de la energía nuclear dicen que incluso con derrumbes y accidentes, la energía nuclear causa muchas menos muertes por unidad de electricidad en comparación con el carbón y el gas.

Tensiones geopolíticas también podrían limitar las ambiciones de China. En el Reino Unido, donde la empresa de servicios públicos china, China General Nuclear Power se ha afianzado a través de la inversión en plantas nucleares y planea construir un Hualong One, los críticos han expresado su preocupación por la participación de China en infraestructuras sensibles.

En los nuevos mercados para la energía nuclear, los investigadores también advierten que el entorno regulatorio puede no ser lo suficientemente maduro como para evaluar y administrar de manera segura las nuevas plantas chinas.

En Argentina, varios grupos de la sociedad civil se oponen a la energía nuclear. La provincia de Río Negro ya ha aprobado una ley que lo prohíbe.

A medida que se formalice el acuerdo con la Argentina en las próximas semanas, se presentará un caso de prueba sobre cuán abierto está el público a los riesgos de la energía nuclear y a la tecnología de un nuevo exportador, a cambio de un suministro a largo plazo de electricidad sin emisiones de carbono.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: