Argentina como socio estratégico de China. Yang Wanming en un encuentro fuera de protocolo.

el

Fuente: revista Petroquimica

Estamos frente a una potencia, gigante y muy concreta, con una historia social, política y cultural que asombra y una memoria cotidiana que late al compás de sus casi 1.400 millones de habitantes. Una República Popular que compatibiliza en una simbiosis cuando menos original, el poder del Estado y la proyección de la empresa privada. Por lo que puede apreciarse, la influencia de esta República Popular es enorme desde el punto de vista económico ante la crisis mundial. Eso no había ocurrido nunca antes cuando el poder de Estados Unidos reinaba totalmente en ese campo. China ha protagonizado en las últimas décadas la mayor revolución económica de la historia de la humanidad, en el sentido de que nunca una población había cambiado de forma tan intensa sus condiciones materiales de vida en un periodo de tiempo tan corto. Su revolución económica se sintetiza en la tasa media anual de crecimiento, un 10 por cien, lograda en este periodo. El crecimiento económico chino se ha basado, como es bien sabido, en las exportaciones e inversiones. Ahora se plantea un cambio de modelo, necesario para que su economía pueda mantener un crecimiento equilibrado y sostenido a largo plazo. Este “reequilibramiento” de la economía tiene amplias consecuencias, sobre China y el resto del mundo. China ha dedicado normalmente más de un 40 por cien de su PIB a la inversión. La producción industrial representa casi el 50 por cien de ese PIB, mientras que los servicios no llegan al 40. La tasa de ahorro de los hogares es muy elevada.

Para Yang Wanming, joven embajador chino en la Argentina, nuestro país tiene características “fascinantes”. Nos recibe en un confortable departamento de la zona norte de la ciudad junto a su esposa Lu Yanliu, quien además es consejera de la embajada. Una anfitriona de lujo. Wanming confiesa su predilección por la carne criolla (sobre todo un buen asado los fines de semana) siente una atracción especial por el tango-milonga (admirador de la bailarina Mora Godoy) y detesta el fútbol como emblema de “un negocio que está más cerca de la corrupción que del juego” a pesar de conocer la trayectoria de Carlos Tevez y de Lionel Messi. Su paso por México como diplomático le otorgó una visión más amplia del universo hispanoamericano. Habla con fluidez nuestro idioma y se manifiesta “cercano afectivamente” a la literatura de Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Juan Carlos Onetti y Juan Rulfo. También le dedica tiempo a la gastronomía de su país y nops explica con disimulado orgulloa la diversidad étnica de su tierra. Actualmente se reconoce la existencia de 56 nacionalidades o pueblos distintos en el interior de sus fronteras. Hay una nacionalidad mayoritaria, denominada Han, que incluye al 91,6% del total de la población, y que a su vez cuenta con una gran diversidad interna subétnica, y 55 minorías nacionales con un total de 105 millones de personas de acuerdo al censo del año 2000 (8,4% de la población total).

Vale como introducción para definir a un destacado protagonista de la política internacional en un contexto particularmente crítico. De hablar pausado, hace un balance de su gestión y ubica a la Argentina en un sitio preferencial. “Estamos dispuestos a profundizar los contactos para mejorar los mecanismos bilaterales de intercambio y cooperación- nos dice-. Queremos ampliar la exportación de commodities argentinos al mercado chino, incluidos granos y carnes”. Añade que “desde la firma del acuerdo en julio de 2014, se ha consolidado la confianza política y la cooperación sustancial es fructífera en todas las áreas, además de beneficiar de manera amplia a ambos pueblos. De hecho, China se convirtió en el mayor comprador de carne vacuna argentina, lo que afirma aún más nuestra posición como segundo socio comercial y primer destino de productos agropecuarios argentinos”.

Yang Wanming, nacido en Beijing, mantiene una nutrida agenda social que incluye paseos por la ciudad en un casi “permanente ejercicio de exploración y conocimiento acerca de “una ciudad que me parece hermosa con una actividad cultural que sorprende”. Menciona la calidad de su teatro, la pasión de la gente por el cine y la circulación masiva de diarios y revistas. “Me gusta mucho el cosmopolitismo de Buenos Aires. Su gente me parece muy interesada en el hecho político y está muy informada. Para mí es una experiencia notable. Por eso seguimos de cerca las medidas de reforma aplicadas por el actual gobierno argentino, como la apertura del mercado, el desarrollo de la competitividad industrial, el fomento de la conectividad y el mejoramiento de la tecnología e innovación”.

La historia indica que en septiembre de 2014, se hizo cargo de la sede diplomática del gigante asiático en Buenos Aires. Era la administración de Cristina Fernández de Kirchner y el país mantenía un conflicto con los fondos buitre. En aquel momento Wanming expresaba que “China quiere mostrar su apoyo y sentimiento pleno en cuanto al reclamo de la Argentina por las deudas soberanas. Es uno de nuestros socios estratégicos más importantes de América Latina”.

 

¿A lo largo de 45 años de relaciones diplomáticas entre ambos países que balance es posible establecer?

“A lo largo de nuestras relaciones diplomáticas, siempre vemos en Argentina un socio de gran relevancia, llevando adelante los intercambios bilaterales en todos los aspectos en forma sostenida. Sobre todo, el establecimiento de la Asociación Estratégica Integral que marcó el inicio de una etapa de desarrollo acelerado para las relaciones bilaterales, con una agenda de intereses estratégicos y generales cada vez más enriquecida.  Básicamente, se estrechan de forma creciente las relaciones políticas. Echando una mirada retrospectiva a la historia, China ha mantenido relaciones amistosas con los sucesivos Gobiernos argentinos, dándose el firme apoyo mutuo en los temas tocantes a los intereses fundamentales como el de Taiwán y de las Islas Malvinas. En los últimos años, los intercambios de alto nivel son frecuentes, la confianza política mutua se profundiza cada vez más y la construcción del marco institucional bilateral se mejora constantemente. Asímismo, los dos países mantienen intensa coordinación en los asuntos multilaterales internacionales y regionales como la ONU, el G20 y el cambio climático, en salvaguardia de los intereses comunes de las economías emergentes y los países en vías de desarrollo”.

 

¿Cómo se sostiene esa estructura con la administración del presidente Mauricio Macri?

 

“Con el nuevo Goberino argentino, las relaciones bilaterales arrancaron con buen pie. El Presidente chino Xi Jinping le envió una carta al Presidente Macri, expresando la voluntad de priorizar la Asociación Estratégica Integral que unen a los dos países. Al recibir al Enviado Especial del Presidente Xi, el Presidente Macri calificó a China y Argentina como aliados naturales. La Vicepresidente de la Nación y Presidente del honorable Senado Michetti (Gabriela) y la Canciller Malcorra (Susana) también reafirmaron que las relaciones con China constituyen la prioridad de la politica exterior para el actual Gobierno”.   Para el embajador “son abundantes los frutos de la cooperación económica y comercial, bajo el esquema del avance paralelo de la cooperación en inversión, comercio y finanzas. Siendo China el segundo socio comercial y primer mercado de los productos agropeguarios argentinos, el comercio bilateral se viene mejorando con productos más diversificados y una estructura más equilibrada. A pesar de la debilidad comercial global del año pasado, nuestro intercambio comercial creció en más del 12%, situando a China en el primer puesto entre los principales importadores de la carne vacuna de Argentina. China es la tercera fuente de inversión extranjera de Argentina, con un monto de 8,600 millones de dólar hasta el año 2014, lo que generó más de 40 mil empleos locales de manera directa e indirecta. En los últimos años se viene profundizando la cooperación financiera, que se transformó en un motor impulsor para la cooperación económica y comercial entre los dos países. El financiamiento chino ha jugado un papel importante para promover nuestra cooperación en los proyectos ferroviarios, nucleoeléctricos e hidroelétricos, inyectando dinamismo en la transformación y actualización de la economía argentina”.

 

¿En qué otros ámbitos se manifiesta la cooperaciones entre ambas naciones?

 

“son dinámicos y variados los intercambios culturales. Se fortalece continuamente la cooperación en materia de la cultura, educación, deporte, ciencia y tecnología y turismo, llevando a un nivel más profundo el conocimiento mutuo y la amistad entre nuestros pueblos. A través de mi trabajo profesional, puedo palpar hondamente el sólido consenso compartido por los distintos círculos sociales argentinos en cuanto al desarrollo de las relaciones de amistad y cooperación con China. El mes pasado, gracias a la gran ayuda de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la celebración del Festival del Año Nuevo Chino fue todo un éxito, con más de 600 mil argentinos compartiendo con nosotros el júbilo del advenimiento del Año de Mono. Asímismo, con el apoyo del Gobierno de la Ciudad, se instalaron dos colegios públicos de enseñanza bilingüe chino-argentino a tiempo completo en Buenos Aires, los primeros entre los iguales de toda la región latinoamericana. Todos los hechos arriba expuestos encarnan la amistad entre las sociedades, que dejan sentados amplios cimientos populares para las relaciones bilaterales”. Añade no sin énfasis que “Argentina, una potencia de América Latina y una destacada economía emergente, es considerada por la parte china un eslabón relevante en la política exterior y, especialmente, en las relaciones con América Latina. En la actualidad, ambos países, hallados por igual en un período crucial para la transformación y actualización de la economía, coinciden en las metas del desarrollo y se complementan en las condiciones y necesidades del desarrollo, lo que deparará nuevas oportunidades para la cooperación entre nuestras naciones. El próximo año cumplirán 45 años las relaciones diplomáticas entre China y Argentina, lo que supondría la entrada de estos vínculos en una etapa de mayor madurez y estabilidad.


¿Se profundiza la cooperación con el Gobierno del presidente Macri?

“Es necesario profundizar la cooperación sustancial. China sigue muy de cerca las reformas en las políticas económicas y la planificación nacional sobre el desarrollo que va implementando el  Gobierno del presidente Mauricio Macri, y ve con buenos ojos las perspectivas de la economía y el mercado argentino. China posee ventajas en el financiamiento, la técnología y los equipos, mientras Argentina tiene necesidades reales en la trasformación y actualización industrial, al mismo tiempo que las empresas de ambos países comparten el mismo anhelo hacia la cooperación de beneficio mutuo y ganancia compartida. En la próxima etapa, sobre la base de la buena ejecución de los proyectos existentes, debemos expandir la cooperación en los terrenos prioritarios como el gas y petróleo, agricultura, minería, finanzas, comunicaciones, manufactura, industria aeroespacial, energía renovable, a fin de mejorar la calidad y elevar el nivel de la cooperación bilateral. Para ello, estamos impulsando una mayor presencia empresarial china en Argentina y acelerando los preparativos del Foro Empresarial China-Argentina, con miras a construir nuevas plataformas para la cooperación entre las empresas y el acoplamiento de los sectores productivos entre ambos países”.

¿Cómo se compatibiliza en esa inmensa e inabarcable  China el socialismo y el capitalismo en un mismo Estado?

 

“La República Popular China es socialista con un mercado que no cierra sus puertas a la inversión privada”. No deja de ser una epopeya brindar educación, vivienda, salud y una alimentación adecuada a casi 1.400 millones de habitantes. Falta mucho claro, pero el camino es el correcto.

 

¿A más de dos años de haber asumido su cargo

¿qué balance hace de su tarea en la Argentina?

 

“Tengo la percepción de que, en comparación con  mi primera designación en este país en los años ’90, la profundiodad y amplitud de las relaciones bilaterales han alcanzado un nivel sin precedentes. Estoy dispuesto a aunar esfuerzos con los distintos sectores de este país para promover las relaciones entre los dos países en esta nueva época con el fin de lograr más frutos”.



Flujo comercial: Las exportaciones aumentaron un 42% de promedio

El flujo comercial entre la Argentina y China muestra un fuerte crecimiento que se acentuó en los últimos cinco años. En ese período, las exportaciones aumentaron el 42% promedio anual en valor, mientras que las importaciones lo hicieron a un ritmo del 75% promedio anual. El saldo comercial, que sigue siendo favorable para la Argentina, se achicó por cuarto año consecutivo.

Estos valores situaron a China como el segundo cliente de nuestro país, detrás de Brasil, y el tercer proveedor, detrás de Brasil y Estados Unidos. A partir de 1995 se observó un crecimiento sostenido de las ventas a China, que hasta ese momento promediaban los u$s 300 millones anuales. En el comercio bilateral, el rasgo central es el aumento de la concentración sectorial: mientras que en las exportaciones viene creciendo la participación de los agroalimentos, en las importaciones aumenta el papel de máquinas y equipos. Esto muestra el rasgo intersectorial del comercio bilateral, que difiere del carácter intrasectorial del comercio de China con el mundo. En el último trienio, las exportaciones argentinas a China se concentraron en productos agropecuarios –principalmente porotos y aceite de soja–, con ventas por u$s 3.008 millones y una participación de 77% del total exportado a dicho mercado. China es el destino de más de las tres cuartas partes de las exportaciones de porotos de soja y de la tercera parte de las de aceite. De este modo, China se ha convertido en el nuevo “motor” de las exportaciones argentinas del complejo sojero –y de la producción interna, dado que la mayoría se exporta–, desplazando de ese lugar a la Unión Europea, que sólo se mantiene como primer destino para las harinas de soja. Esto condice con el papel de China como el mayor importador mundial de porotos de soja y aceite de soja, rol que podría consolidarse en los próximos años.

El lugar de los productos agropecuarios en las ventas de la Argentina a China concuerda con el cada vez más destacado papel de este último como importador de alimentos, habiendo alcanzado el cuarto lugar como importador mundial detrás de la UE, Estados Unidos y Japón. Los agroalimentos incrementaron su participación en las ventas argentinas a China en 6 puntos porcentuales.

Los sectores con mayor complementariedad comercial son aquellos que combinan la especialización exportadora de la Argentina con la especialización importadora de la economía china. Los productos en los cuales la Argentina tiene oportunidades para expandir sus ventas representan un mercado de importaciones totales de China de u$s 48.794 millones (el 65% corresponde a los primeros veinte productos).

 


SINOPEC: en la búsqueda de operadoras instaladas tradicionales y no tradicionales

 

Es la primera refinadora de China y la cuarta a escala mundial. En búsqueda de socios para llevar a cabo proyectos en el ámbito de los hidrocarburos convencionales y no convencionales, la firma acaba de abrir una oficina en la capital neuquina. De ese modo, reafirma su presencia a nivel local, luego de hacerse cargo de operaciones en Chubut, Mendoza y Santa Cruz. Si algo le faltaba a Sinopec International PetroleumServiceCorporation Argentina para consolidar definitivamente su presencia en la industria nacional de Oil& Gas era desembarcar en suelo neuquino, meta que acaba de concretar con la apertura de una oficina en la capital provincial.

Confirmada por Rubén Etcheverry, titular de la estatal Gas y Petróleo del Neuquén, la llegada de la petrolera de origen chino tiene un propósito bastante claro: buscar entre las operadoras instaladas en la cuenca Neuquina socios para concretar nuevos emprendimientos vinculados con la exploración y eventual explotación de recursos hidrocarburíferos tradicionales y no tradicionales.



Una potencia arrolladora en renovables

China es el líder en producción de energía renovable en el mundo con una capacidad instalada de 152 giga vatios. Invierte de manera considerable en el área de la energía renovable en los últimos años. Además, China es el mayor productor de turbinas de aire y paneles solares. Aproximadamente el 7% de la energía producida en China, proviene de los recursos renovables, una cifra que alcanzó el 10% en el 2010 y llegará al 16% en el 2020. El mayor recurso renovable en China es la energía hidroeléctrica.  El país tiene la mayor capacidad hidroeléctrica del mundo, y la represa de las Tres Gargantas se proyecta como la estación hidroeléctrica más grande del mundo con una capacidad total de 22.5 giga vatios.  China es el mayor productor de carbón del mundo y ocupa el tercer lugar en las cantidades de reservas de carbón. Es  autosuficiente en carbón, con una producción de 2.38 billones de toneladas y un consumo de 2.37 billones de toneladas. Aunque China sigue siendo un importante productor de petróleo crudo, se convirtió en un importador de petróleo en la década de 1990. La producción anual de petróleo crudo es de 1,298,000,000 barriles, y el consumo anual de petróleo crudo es de 1,670,000,000 barriles. Tres compañías petroleras de propiedad estatal – Sinopec, CNPC y CNOOC dominan el mercado nacional. China se ha convertido en el mayor consumidor mundial de energíasolar. En lo que respecta a energía solar térmica, es el mayor productor de calentadores solares de agua, que representa el 60 por ciento de la capacidad mundial de calentamiento de agua y los calentadores instalados se estiman en un total de 30 millones de hogares. Al igual que ha ocurrido con la energía solar, durante la última década China he incrementado vertiginosamente su capacidad de energía eólica instalada. La capacidad total de energía eólica de China se encontraba en 2.7 gigavatios (GW) en 2006. El gobierno chino había planeado 5 GW de capacidad de generación eólica para el año 2010, y 30 GW de capacidad en 2020, pero el objetivo de 5 GW se cumplió ya en 2012. La capacidad de energía eólica en China alcanzó los 12 GW, situándose en el cuarto puesto mundial, sólo por detrás de los Estados Unidos, Alemania y España.

Compartir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s