¿Tiene que estar preocupado el campo argentino por una caída en la economía china?

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario

En los últimos tiempos se ha generalizado la preocupación sobre los efectos que podrían ocasionar -sobre las importaciones chinas de poroto y aceite de soja- la desaceleración en la economía de la República Popular China y el reciente derrumbe registrado en la Bolsa de Shanghái.

Recordemos que China compró en el exterior cerca de 77,7 millones de toneladas de semillas oleaginosas en el año 2014: 9,2 millones de toneladas de aceites oleaginosos y 2,2 millones de toneladas de harinas oleaginosas. A nivel de productos individuales, adquirió cerca de 71,3 millones de toneladas de poroto de soja. Le compró a Brasil 32 millones, a Estados Unidos cerca de 30 millones y a Argentina 6 millones de toneladas. Por otra parte, nuestro país es el principal vendedor de aceite de soja a China con 479 mil toneladas en el año 2014. Le sigue Brasil que colocó 468 mil toneladas y Estados Unidos de América con 186.000 toneladas. 

Estas cifras evidencian que China es un actor central y clave para el futuro del mercado internacional de la soja y sus derivados. 

Por eso decidimos formularnos dos interrogantes centrales: ¿Pueden registrarse caídas de significación en el futuro en las importaciones chinas de poroto y aceite de soja? ¿Tiene sentido que estemos preocupados por el futuro de la economía china?

Para responderlas, nos hicimos otras nueve preguntas. Y lo llamativo es que muchas de las respuestas que hemos obtenido, abonan la idea de que Argentina no debería estar tan preocupada por lo que le suceda a China. Sí, leyó bien. No se equivocó. Lo que queremos expresar es que muchas de las respuestas que hemos encontrado muestran que deberíamos estar “un poco más tranquilos” respecto del futuro de las compras de poroto y aceite de soja que realiza China a nuestros mercados. “Un poco más tranquilos”. No del todo, ya que no tenemos el don de la “videncia” ni de la adivinación para conocer – a ciencia cierta- lo que sucederá en el futuro.

Allí van las preguntas con cuadros comparativos y sus respuestas.

Pregunta N°1: ¿Son muy significativas las importaciones agrícolas chinas respecto del total de exportaciones e importaciones de la República Popular China? (Año 2014)

Respuesta a la pregunta N°1: Esta pregunta la formulamos porque dentro de las importaciones agrícolas chinas se encuentran las ventas que hace Argentina de poroto y aceite de soja. Como podemos observar en el cuadro respectivo (pregunta N°1), las importaciones agrícolas chinas en el año 2014 alcanzaron un total de 134.982 millones de dólares. El peso de esas importaciones agrícolas en las exportaciones totales de China es bajo: oscila en el 5,8%. No es una cifra descabellada. Es bastante baja teniendo en cuenta que se trata del país de mayor población mundial (en el orden de los 1.300 millones de habitantes) y que está realizando -desde hace algunos años- un fuerte traspaso de casi 600 millones de personas a la clase media. Esta población ha aumentado fuertemente los consumos de proteínas animales, con el efecto consiguiente de aumentar las importaciones de poroto de soja para producir harina de soja a través de su complejo industrial oleaginoso.

También es baja la participación de las importaciones agrícolas chinas en el total de importaciones de ese país. Apenas llega al 6,9%.

El informe de la Consejería Agrícola Argentina indica claramente que si bien China ha conseguido una relativa autosuficiencia en materia de granos (la política de seguridad alimentaria apunta a garantizar el 95% de las necesidades del país) y ha logrado un incremento constante de su producción en los últimos 10 años (en 2014 se situó en 607,1 millones de toneladas); su creciente demanda de alimentos para satisfacer a una población en aumento y con mayor poder adquisitivo y nuevos hábitos de consumo, ha motorizado tanto las compras en el exterior de materias primas para su industria aceitera, de piensos, textil, calzado, muebles y construcción, como así también de las manufacturas de origen agrícola, como lácteos, carne bovina y ovina, entre otro.

A pesar de esta situación, la incidencia de las importaciones agrícolas sobre el total de exportaciones e importaciones chinas sigue siendo baja.

 

Pregunta N°2: ¿China tiene superávit comercial para pagar sus importaciones agroalimentarias? Si existiera ese superávit, ¿le alcanza para pagarlas?  

Respuesta a la pregunta N°2: Como puede verse en el cuadro respectivo, China no sólo tiene superávit comercial para pagar las importaciones agroalimentarias; sino que ese superávit comercial en los últimos tres años viene aumentando. Recordemos que el superávit comercial es la diferencia entre exportaciones e importaciones totales que realiza China.

En el 2014, el total de las importaciones agrícolas chinas apenas representaron el 34% del superávit comercial chino. Una cifra absolutamente razonable. Más razonable todavía suena comparar el déficit comercial agrícola que tiene China (la diferencia entre compras en el exterior y ventas al exterior que realiza China en materia de productos agrícolas) con el importante superávit comercial total que tiene el Gigante asiático. El déficit comercial agrícola chino apenas alcanza al 17% del superávit comercial de China (el cual en el 2014 fue de casi 379.710 millones de dólares). Si. Leyó bien. China generó un superávit comercial en el 2014 de casi 380 mil millones de dólares. Y eso que viene creciendo a moderadas tasas del 7% y no al 11% como lo hizo hace algunos años. Es un superávit comercial notable.

Pero además puede observarse que el indicador “Déficit comercial agrícola/Superávit comercial” viene bajando en los últimos años. El déficit comercial agrícola chino representaba el 30% del superávit comercial de China hace 2 años (2012). En el 2014 había caído a un 17%. Otro aspecto favorable para países como Argentina que le venden productos agrícolas a la República Popular China.

 

Pregunta N° 3: ¿Qué diferencias importantes tienen Argentina y China en sus balanzas comerciales? (Año 2014)

Respuesta a la pregunta N°3: Miremos ahora a nuestro país comparado con China en lo que respecta a la balanza comercial total y la agrícola. Son notables las diferencias que existen. Las exportaciones Argentinas en el 2014 fueron apenas el 3% de las exportaciones totales Chinas. Lo mismo sucede con las importaciones. Las diferencias de tamaño son enormes.

La balanza comercial agrícola muestra la disparidad que existe entre Argentina y China. Nosotros tenemos superávit y ellos déficit. Lo interesante es que el comercio bilateral entre Argentina y China presenta una alta complementariedad, ya que las exportaciones chinas hacia nuestro país son en su casi totalidad productos no agrícolas, de países desarrollados que compiten fuertemente en ciertos segmentos del mercado mundial.

 

Pregunta N°4: ¿Quién le vende más a quién? ¿Argentina a China o China a Argentina?

Respuesta a la pregunta N°4: China le vende más a Argentina. En el 2014, las exportaciones chinas a nuestro país fueron de 7.683 millones de dólares. A su vez China nos compró principalmente granos y productos agrícolas industrializados por U$S 5.247 millones. Esto implica que -en teoría- podríamos tratar de exportar mucho más a China para equilibrar esta balanza comercial bilateral que favorece al gran país de Asia.

Pregunta N°5: ¿Argentina tiene peso específico como proveedor de China en materia de productos agrícolas? ¿Qué relevancia tienen las ventas agrícolas argentinas a China sobre el total de importaciones de China y sobre las importaciones agrícolas de ese país?

Respuesta a la pregunta N°5: El peso específico de Argentina como proveedor de productos agrícolas a China es bajísimo, por no decir mínimo. Nuestro país le vendió en el 2014 cerca de 4.536 millones de U$S a China. Hablamos siempre de productos agrícolas. Esta cifra representa apenas el 3,4% del total de las importaciones agrícolas de China en ese año. Somos un proveedor menor para el Gigante Asiático. Ni que hablar cuando comparamos las compras de bienes agrícolas que nos hizo China en el 2014 con el total de las importaciones de ese país. Las exportaciones agrícolas de Argentina hacia China son apenas el 0,23% del total de lo que compra China en el exterior en un año. Esta baja participación es una gran suerte para Argentina. Para nosotros exportar 4.536 millones de dólares es sumamente importante y estratégico. Para China es una cifra baja, en función del gran tamaño de su comercio exterior.

 

Pregunta N°6: ¿Qué porcentaje de las exportaciones chinas debe afectar ese país para pagar las importaciones agrícolas desde Argentina? ¿Se le hace muy pesado a China pagar las importaciones de productos agrícolas que provee Argentina?

Respuesta a la pregunta N°6: De ninguna manera se le hace pesado a China pagar las importaciones de productos agrícolas que provee Argentina. Para pagar esas importaciones desde Argentina (4.536 millones de dólares estadounidenses), China tiene que afectar la irrisoria cifra del 0,19% de los dólares que genera con todas sus exportaciones. Una cifra bajísima.

 

Pregunta N°7: ¿Cuáles son los principales productos agrícolas que compra China en el exterior?

Respuesta la pregunta N°7: A partir de esta pregunta vamos a tratar de introducirnos en las importaciones de poroto y aceite de soja, los dos productos agrícolas de mayor relevancia en las ventas de Argentina a China. En el cuadro relativo a la séptima pregunta vemos que el poroto de soja es el principal producto adquirido por China en el exterior en la categoría de “importaciones agroalimentarias”. En términos monetarios y medidos en dólares estadounidenses, las importaciones de poroto de soja desde Brasil, Estados Unidos, Argentina y otros países productores representan casi el 30% del total de las importaciones agrícolas chinas. Esta cifra no es muy elevada, a pesar de tratarse del principal producto agrícola comprado en el exterior por China.

En el cuadro puede verse el posicionamiento de otros productos de naturaleza agrícola-ganadera tales como: algodón sin cardar (en segundo lugar en el ranking de importaciones agrícolas), leche en polvo entera (tercer lugar), aceite de palma refinado, etc.

El aceite de soja, con importaciones totales en el año 2014 del orden de los 1.090 millones de dólares, apenas ocupa el puesto N°25 en el ranking de productos agrícolas importados por China. Su participación en el total de las importaciones agrícolas chinas oscila en el 0,8%. Lo que para nosotros es una venta relevante de casi 1.100 millones de dólares, divisas necesarias para las reservas del Banco Central de la República Argentina, para ellos es apenas el 0,8% de lo que compran en un año en materia de bienes agrícolas, procesados y sin procesar. Una cifra muy baja y de escasa significación.

 Pregunta N°8: ¿Se le hace muy difícil a China pagar sus importaciones de poroto de soja a USA, Brasil, Argentina y otros países?

Respuesta a la pregunta N°8: Sorprendentemente, las cifras que se observan en el cuadro respectivo, estarán evidenciando que no sería muy pesado para China pagar sus importaciones de poroto de soja a USA, Brasil, Argentina y otros países. Evaluemos lo siguiente: Las importaciones chinas totales de poroto de soja en el año 2014 ascendieron a 40.330 millones de dólares estadounidenses. Esta cifra representa apenas el 1,7% del total de las exportaciones chinas de ese año. Un guarismo realmente bajo.

Si cotejamos las importaciones de poroto de soja con el total de importaciones de China, aquellas representan el 2,1% de todas las compras externas del Gigante Asiático.  Son cifras reducidas. Moderadas. Por lo que se observa, el poroto de soja no emerge como un producto que tenga un peso enorme en la balanza comercial china. Y si uno lo compara con el superávit comercial chino que en el 2014 ascendió a 380 mil millones de dólares, las importaciones de poroto de soja apenas representan un 10,6% de dicha cifra.

 

Pregunta N°9: ¿Se le hace muy difícil a China pagar sus importaciones de poroto de soja y aceite de soja a USA, Brasil, Argentina y otros países

Respuesta a la pregunta N°9: En esta última pregunta quisimos evaluar los pagos que debe realizar China para comprar en el exterior poroto y aceite de soja en forma conjunta. Nuevamente sorprenden los guarismos obtenidos. No parecería pesarle mucho a China el tener que pagar casi 41.400 millones de dólares. Esta cifra representa apenas el 1,8% del total de las exportaciones chinas de ese año y el 2,1% de todas las importaciones del Gigante Asiático.  Siguen siendo cifras reducidas. La comparación con el superávit comercial chino que en el 2014 ascendió a 380 mil millones de dólares muestra que las importaciones de poroto y aceite de soja apenas representan el 10,9% del superávit comercial.  Cifras bajas y por cierto razonables.

Como vemos, muchas de las respuestas que hemos obtenido son positivas para Argentina y colaboran a tener una mirada “algo más tranquila y positiva” sobre el probable impacto que podría llegar a tener una desaceleración de la economía China en las compras de soja y aceite. En los momentos en que vivimos, tener una mirada alentadora sobre esta temática evidentemente “no es poca cosa”. Ojalá el futuro nos dé la razón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s