Carta de Macri a China: los acuerdos podrían ser inconstitucionales

el

Fuente: Cronista

 Carta de Macri a China: los acuerdos podrían ser inconstitucionales

Un repaso breve: la semana pasada el Gobierno promulgó las leyes que establecen el convenio marco de cooperación en materia económica y de inversiones con China y autorizan la instalación de una estación espacial de ese país en Neuquén, aprobadas en febrero por el Congreso. Las dos iniciativas, como ya se ha hecho costumbre en la Argentina, salieron a libro cerrado, con el rechazo de la oposición. Tratándose de China, es un caso de identificación con el otro.

Los acuerdos con China provienen de un plan de acción conjunta que ambos gobiernos suscribieron en julio del año pasado y que derivaron en la elevación del nivel de la relación bilateral.

Desde la reciente firma de los convenios entre Cristina Kirchner y Xi Jinping, los dos países mantienen, según la nomenclatura china, una ‘asociación estratégica integral’, el undécimo escalón de los catorce con los que clasifica Beijing a sus socios internacionales. La asociación estratégica ya había sido firmada por Néstor Kirchner y Hu Jintao en 2004, pero ahora la Argentina está a sólo tres pasos de la más alta, que es exclusiva de Rusia, y comparte el mismo status que la UE, el Reino Unido, Brasil, Sudáfrica y la India, entre otros 15 países y bloques.
Esta clasificación apenas es de circulación restringida en Beijing y proviene de fuentes chinas, pero va aparecer en un artículo del académico y miembro del CARI, Jorge Malena, experto sinólogo, en una próxima publicación del Instituto del Servicio Exterior de la Nación.

Qué quiere decir esto: la Argentina elevó su nivel de relación con China, que pasó de la complementariedad de sus economías y su política exterior a sumar una asociación más amplia que alcanza el ámbito cultural, científico y tecnológico, y –a eso íbamos– militar.

Una fuente familiarizada con la política exterior china indicó que no debería extrañar la información sobre la cuestión militar cuando se habla de la estación espacial en Neuquén por dos razones: una, es el nuevo nivel en las relaciones; la otra es que las estaciones son duales, es decir, pueden ser tanto de uso civil-científico como militar. Es natural que con este marco haya además acuerdos secretos. Natural, pero no aconsejable.

Las críticas a los acuerdos se centraron básicamente en lo siguiente: a cambio de financiamiento, China tendrá acceso privilegiado y gozará de beneficios especiales en todo tipo de emprendimientos energéticos, industriales y agropecuarios. El plan tendrá, al menos, cinco años de duración. China se garantiza contrataciones directas, ventajas impositivas, exclusividad de abastecimiento y la importación de mano de obra sin mayores requisitos.

Como se ha visto, el acuerdo logró el milagro de unir reclamos de empresarios y trabajadores. En relación al uso de mano de obra china, es considerado un caso testigo en Beijing: nunca antes China –que utiliza mano de obra esclava en las prisiones, por ejemplo– cerró un acuerdo de esta naturaleza con un país con un alto grado de sindicalización como la Argentina. Lo dicen fuentes que conocen bien ese país: vendrán trabajadores chinos. Perón alguna vez dijo que en China habría sido maoísta.

Esperando este marco, los dos países ya habían avanzado en proyectos que son archiconocidos en Fútbol para todos: la construcción de las represas Kirchner y Cepernic y de la central nuclear Atucha III, la modernización del Belgrano Cargas –el ‘ferrocarril de la soja’, como suele llamarlo el embajador César Mayoral– y la más pudorosa estación espacial de Neuquén.

A los chinos no les alcanzó con todo esto y buscan asegurarse continuidad. Para la fecha en que la Presidenta abandonaba la silla de ruedas en Beijing, una delegación del PCChino encabezada por el ‘vicecanciller’ de partido, se entrevistó en Buenos Aires con dirigentes cercanos a Sergio Massa y Mauricio Macri para explorar el futuro, confirmaron fuentes de las campañas de los dos candidatos. Una versión sostiene que también contactaron al sciolismo, pero en La Plata la relativizaron: “Solo hubo contactos durante la visita de premier chino”. No hay registros recientes de una visita de Li Keqiang.

¿Qué impresión se llevaron los chinos? Semanas más tarde, mientras los acuerdos eran votados convertidos en ley en el Congreso, Macri le envió una carta al embajador Yang Wanming con precisiones.
En su texto, Macri le transmitió su “preocupación” ante “este tipo de convenios, que –dijo– comprometen al Estado argentino hacia las próximas décadas (y) requieren amplios consensos, así como una profusa información sobre los compromisos que en ellos se establecen y una clara fundamentación de su conveniencia y alcances.

Lamentablemente ello no ha ocurrido”. Como candidato a presidente, Macri justificó el rechazo de su bloque parlamentario a los acuerdos: “Consideramos que las actuales conductas del gobierno argentino podrían ser violatorias de la Constitución Nacional y contrarias al más elemental principio de transparencia en el manejo de la cosa pública”. Fulvio Pompeo, asesor de política exterior, y el diputado Federico Pinedo llevaron la carta en mano a la emba jada. No podían ocultar cierta excitación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s