Cristina atacó a Techint y la UIA por criticar acuerdos con China y amenazó con frenar el financiamiento

el

Fuente: El Cronista.

 Paolo Rocca

La presidenta Cristina Fernández defendió ayer el acuerdo con China en Cadena Nacional y cargó contra el grupo Techint, al que acusó de operar contra los tratados bilaterales por cuestiones políticas. La mandataria recordó que el Gobierno firmó en Beijing un contrato para financiar una obra que construirá el emporio de Paolo Rocca y advirtió: “Vamos a pensar” si se otorgará ese crédito.

Fue el pasaje más duro de una cadena nacional en la que recorrió distintos temas, en momentos en que el Gobierno intenta explicar a los empresarios los convenios firmados con la potencia asiática. Los ministros de Planificación y Economía, Julio De Vido y Axel Kicillof hablaron ayer a la mañana ante un centenar de empresarios de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), entidad que apoyó fervientemente los convenios. Hoy al mediodía, los ministros y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, recibirán a la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA) con el mismo fin. El Ejecutivo insistirá en dos de los puntos que ayer resaltó la Presidenta: los acuerdos no son a expensan ni de los trabajadores ni de las empresas locales.

Fue precisamente esa la alarma que sonó en un documento técnico de la UIA que un directivo de la entidad filtró a fines de la semana pasada y que originó rispideces internas en la central que comanda Héctor Méndez. Luis Betnaza, el vicepresidente fabril ejecutivo de Techint, admitió, en una reunión del martes, haber dado a conocer el informe. A él apuntó sus cañones la Presidenta anoche.

Cristina recordó que Kicillof firmó en Beijing el acuerdo de financiamiento para la represa hidroeléctrica El Tamboral, a construirse en San Juan con u$s 700 millones. Techint construirá el 70% de la obra. “Cuando me enteré que los representantes de esa empresa impulsaron ese documento crítico contra el acuerdo, tenía ganas de decirles a los chinos ’no vengan nada, vayan ustedes (los de Techint) a buscar el dinero’”, dijo Fernández. “Si yo fuera China -agregó- lo pensaría dos veces antes de dar ese crédito, y nosotros también lo vamos a pensar”, remató la mandataria.

La frase recordó a la que le dedicó Kicillof a Paolo Rocca, allá por septiembre de 2012. “Habría que fundir al señor Rocca, pero no lo vamos a hacer”, había disparado el hoy ministro de Economía, en medio de otra escena de tirantez entre la multinacional y el Gobierno. En el entorno del ministro descartaron anoche que vayan a tomarse medidas contra Techint e interpretaron los dichos de la Presidenta como un tirón de orejas. “No se va a boicotear ni el crédito ni a sus beneficiarios”, afirmaron a El Cronista cerca de Kicillof.

“Creo que hay intereses no económicos, sino de enfrentar a un gobierno. Sin embargo, este Gobierno sigue defendiendo a esas empresas”, continuó Cristina, al hablar desde Casa Rosada, rodeada de ministros, gobernadores, intendentes, legisladores y militantes. “Muchas veces más que una cuestión de protección (económica), hay mucho de ideología”, insistió.

“El Grupo Techint no va a hacer ninguna declaración”, dijeron ayer a este diario voceros de la compañía. Es conocida la posición de la empresa con respecto a los acuerdos con China. Techint cree que el gigante asiático mantendrá su política de comprar materias primas y vender productos industrializados. El holding de Rocca denunció reiteradas veces que China ingresaba productos que competían con los suyos a precios de dumping.

De todos modos, según confirmó una fuente de la sanjuanina Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE), dicha empresa es quien contrata a Techint para hacer la obra. Techint no tiene financiamiento chino, pero sí la empresa que la contrata. El holding de Rocca ya construyó las represas de Caracoles, Punta Negra y ahora fue contratada para participar de la construcción de El Tamboral, todas en San Juan.

“Cuesta comprender -siguió Cristina- que quienes se van a beneficiar (de los acuerdos con China), escupan el asado”. “Me llamaba poderosamente la atención que los empresarios se preocupan diciendo que ahora viene mano de obra china barata, cuando se la pasan pidiendo devaluación para ver cómo licúan salarios. ¡Qué no nos tomen más de tontos a los argentinos!”, prosiguió.

La batalla tendrá un nuevo capítulo hoy, cuando Capitanich, De Vido y Kicillof –la presencia de la ministra de In dustria, Débora Giorgi, estaba en duda– reciban a la UIA. La central fabril había dado un tibio respaldo a los convenios el martes, para intentar dejar detrás el documento técnico crítico. Pero intentará hoy plantear sus preocupaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s