El nuevo CEO de Barrick podría apuntalar la empresa aliándose a inversores chinos

Fuente: RadioMinera.com

barric torton

El estadounidense John Thornton de 59 años de edad,  se convertirá en el único presidente en Barrick Toronto el proximo año. El nuevo ejecutivo se hace cargo en momentos en el que el ánimo se ha deteriorado en el sector minero a raíz de los costos excesivos y el hundimiento del precio del oro. Los observadores dicen que podría apuntalar Barrick aliándose con inversionistas poderosos en China.

Poco después de ingresar a la junta directiva de Barrick el año pasado, John Thornton, el sucesor designado por el fundador y presidente Peter Munk, hizo una visita a Ford Motors junto a un equipo de la empresa para aprender sobre la estrategia de cambio de la automotriz.

Ford, donde Thornton ha sido director desde 1996, y sus compañeros de Detroit estaban en la oscuridad hace apenas cuatro años. Pero ahora el fabricante de automóviles registra un récord de ganancias después de una revisión a fondo de sus costos y productos.

La expedición a Ford ofrece una visión de lo que el ex Goldman Sachs piensa que se necesita en Barrick, la mayor productora de oro del mundo, que se enfrenta a una serie de desafíos en medio de un panorama disminuido de la industria minera.

Munk, una figura polémica que muchos opinan tiene demasiada influencia en la Sala de Juntas de Barrick, escogió a Thornton como su co-presidente y sucesor, y ambos han trabajado en estrecha colaboración durante más de un año.

Barrick tiene un rendimiento inferior a muchas de las mineras en lo que va del año. Sus acciones están languideciendo cerca de mínimos de 21 años, heridas también por la insatisfacción de los mercados con la dirección corporativa y los pasos en falso como los excesivos gastos en su proyecto Pascua Lama y la decepcionante compra de una mina de cobre en 2011.

“Toda la industria está sufriendo un replanteamiento bastante radical en su estrategia”, dijo el vicepresidente de Goldman Sachs Michael Evans. China es una consideración estratégica clave no sólo para Barrick, sino para toda la industria.

“Creo que John usará su puesto como presidente a pensar en un cambio transformador en las personas, la estrategia, la cultura, lo que sea. Es su manera de pensar”, dijo Evans, quien conoce a Thornton durante 20 años y fue testigo de su ascenso en Goldman.

Sin embargo, Thornton, que carece una formación en minería, podría no ser el sueño de todo inversionista.

Hasta el momento no hay evidencia de que haya reforzado los lazos de Barrick con los inversionistas chinos. Mientras tanto, su bono de US$ 11.900.000 inspiró una revuelta de accionistas menores. Algunos inversionistas están decepcionados de que no ha actuado con mayor rapidez en cuanto a alinear los pagos a ejecutivos por desempeño en Barrick, ya que él acaba de hacer precisamente eso en HSBC Holdings, donde fue jefe del comité de compensación de la junta.

“Cuando Thornton se sumó en 2012, hubo un nivel de expectativa de que el cambio se efectuaría mucho más rápido”, dijo Onno Rutten, un gerente de cartera de metales preciosos y recursos de Mackenzie Investments Funds, que poseen cerca de un millón de acciones de Barrick.

El directorio de Barrick está considerando cambios en la remuneración de los ejecutivos, según un comunicado reciente. Fuentes cercanas a la situación dicen que pronto anunciará una junta renovada, incluyendo nuevos consejeros independientes.

Para sus partidarios, Thornton es un visionario audaz con conexiones gubernamentales y de negocios sin paralelo en la acaudalada China, uno de los consumidores de metal más grandes del mundo, y esos lazos son una razón clave por la que Munk lo escogió para Barrick.

Después de un internado en Connecticut, Thornton cursó programas de historia, derecho y administración en Harvard, Oxford y Yale. Ha sido director no sólo en Ford y Barrick, sino también de Intel Corp, China Unicom y News Corp.

Thornton salió de Goldman en 2003, siendo co-director de operaciones, después de que fue claro que probablemente debería esperar años para un puesto más alto.

Miembro de un grupo de socios que construyeron empresas de Goldman en Europa y Asia en las décadas de 1980 y 1990, eligió una segunda carrera no convencional en 2003, al dedicarse a la enseñanza de un seminario de liderazgo y participar en el consejo asesor de la escuela de negocios de la Universidad de Tsinghua, una universidad élite en Beijing

“Pocos comprenden la importancia que tiene dicho nombramiento para el gobierno chino”, escribió Charles D. Ellis en su libro de 2008, ” The Partnership: The making of Goldman Sachs”, señalando que Thornton fue el primer extranjero en ocupar ese puesto.

El trabajo obligaba a Thornton a desplazarse entre su casa en Palm Beach, Florida, y Beijing una vez o dos veces al mes, y poco a poco lo fue convirtiendo en maestro y mentor de muchos miembros de las élites políticas de China.

Siendo un campo de entrenamiento para líderes de alto nivel de China, Tsinghua cuenta con el Presidente Xi Jinping, el ex presidente Hu Jintao, y el ex primer ministro Zhu Rongji entre sus ex alumnos. Thornton también es miembro del Consejo Asesor Internacional del Fondo Soberano Chino CIC (China Investment Corp).
Barrick ha estado conversando recientemente con el CIC y otros inversores sobre potenciales oportunidades de asociación, dijeron dos fuentes que pidieron no ser identificados debido a que las conversaciones son confidenciales.

Fuentes familiarizadas con las discusiones de Barrick dicen que los esfuerzos de la compañía van más allá de simplemente asegurar una inversión de capital pasivo en la empresa. Dos fuentes dijeron que a Barrick le interesa una asociación de largo plazo con los chinos, que podría incluir el desarrollo conjunto y la cofinanciación de los grandes proyectos, posiblemente, Pascua Lama.

El haber sido profesor de algunos de los líderes actuales de China le da a Thornton “el tipo de confianza, el tipo de aceptación, el tipo de relaciones en un país de donde provendrá el combustible para nuestra próxima fase de crecimiento” dijo Munk en abril.
Dominic Barton, director general mundial de la consultora de gestión McKinsey & Co, fue a pedirle consejo a Thornton hace una década cuando se trasladó a Shanghai como presidente de McKinsey Asia.

Barton recuerda una llamada telefónica de Thornton invitándolo a un taller con un funcionario del Partido Comunista llamado Xi Jinping – ahora presidente.
Una fuente familiarizada con una reciente reunión que Barrick organizó durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, dijo que el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, asistió “porque John estaba allí.”
A pesar de ello, varias fuentes de la banca y la industria minera dicen Thornton se enfrenta a un camino cuesta arriba en el desarrollo de relaciones más profundas con los chinos. Consideran que el país está más interesado en invertir en metales industriales como el cobre y el hierro que en un metal precioso como el oro.
Thornton, quien también preside la junta directiva de Brookings Institution, uno de los think tanks más influyentes de Washington, tiene conexiones fuera de China también.

Estas conexiones políticas son cada vez más importantes para las mineras ya los gobiernos de todo el mundo exigen estándares ambientales más altos y más impuestos. En Chile, los costos en el proyecto de oro y plata Pascua-Lama de Barrick han aumentado en parte debido a los requisitos derivados de las preocupaciones ambientales, especialmente las que tienen que ver con la contaminación del agua.
Según fuentes cercanas a la situación, Thornton sostuvo conversaciones con los presidentes de Chile y Argentina para trabajar los obstáculos que enfrenta el proyecto, que se extiende a ambos lados de la frontera entre los dos países.

Más no está claro cuánto progreso logró. El gran proyecto, de larga ejecución y múltiples problemas, fue archivado en octubre.

Una pregunta clave para los accionistas de Barrick es si Munk seguirá prevaleciendo en la Sala de Juntas de Barrick después de dejar el cargo de presidente. Muchos se han quejado de que Munk ha sido demasiado dominante.

Pero Barton de McKinsey, dijo que el canoso Thornton no es alguien que se intimide fácilmente. Barton recordó haber asistido a una reunión con Thornton y un cliente chino hace algunos años. Thornton abrió preguntando al presidente si él era más leal a su compañía o al Partido Comunista, una cuestión sensible en China.

“A medida que traducían, las personas contuvieron el aliento, y me dije, ‘Sí, hemos quedado fuera de esta cuenta.’ Pero fue bueno. El tipo sonrió “, dijo Barton.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: