Argentina negocia préstamo de China para sumar reservas

Fuente: MDZOL

La visita del vicepresidente de China, Li Yuanchao, a la Argentina el jueves de la semana pasada fue mucho más importante y trascendente para el país, que la simple manifestación protocolar sobre un “estrechamiento de los vínculos bilaterales”. Según informan hoy medios nacionales, de las reuniones entre el vicepresidente chino y la presidenta Cristina Fernández y con el vicepresidente y presidente del Senado, Amado Boudou, surgió un anunció que puede ser clave para el país en tiempos de crisis, estancamiento y cepo al dólar.
El Gobierno decidió avanzar en las negociaciones con China para cerrar un nuevo swap (o canje) de reservas internacionales. Se avanzaría con un esquema similar al de 2009, alcanzado en medio de la crisis internacional pero que ya estaba vencido. Ahora el directorio del Banco Central ya dio las instrucciones para firmar un nuevo acuerdo por un valor de u$s 10.000 millones. Se trata de un instrumento que, confían, fortalecería la posición externa en medio de una caída de reservas que ya llega a los U$S4.000 millones en los primeros meses de 2013, bajando casi a los U$S39.000 millones, informa el diario Ámbito Financiero.

Un paso decisivo en esta dirección se dio el viernes. Ese día la presidente Cristina de Kirchner mantuvo un encuentro con el vicepresidente de la República Popular de China, Li Yuanchao, para afianzar lazos bilaterales y avanzar hacia una alianza estratégica entre ambos países.

Pero el dato más relevante es que Li Yuanchao fue después al Senado con un grupo de colaboradores. Allí almorzó con el vicepresidente, Amado Boudou, y también con el segundo del Banco Central, Miguel Pesce. Con ellos se avanzó en algunos detalles del funcionamiento de esta línea contingente.

Justamente Pesce conoce en detalle lo que se había negociado hace cuatro años con el Gobierno chino, ya que en ese momento también ocupaba un sillón en el directorio de la autoridad monetaria. En aquel momento fue el titular del BCRA, Martín Redrado, el que avanzó con el acuerdo con los chinos, similar al que habían acordado otros emergentes con el país asiático.

Este swap de tasas que se está negociando con los chinos tendría un efecto relativo en el mercado. No implica aumento de reservas, ya que los fondos sólo se desembolsarían en un caso crítico. Hasta el momento en ningún caso se «gatilló la necesidad de obtener estos recursos. Por otra parte, se considera que estas líneas son en realidad una suerte de reaseguro que es preferible no utilizar para no alterar aún más a los inversores. De hecho, cuando se firmó en 2009 no fue necesario recurrir a esta ayuda ya que rápidamente el Banco Central consiguió recuperar las reservas que se habían perdido durante la peor etapa de la crisis internacional.

En un encuentro que se realizó en el salón Gris del Senado, del que participó también el canciller Héctor Timerman, el vicepresidente chino declaró que su gobierno «renueva el apoyo sobre los reclamos soberanos argentinos sobre las islas Malvinas».

Boudou agradeció el respaldo y le expresó que se trata de un reclamo de «todo el pueblo argentino y no solo de un gobierno».

Li Yuanchao felicitó a la administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con quien se reunió este mediodía en Casa Rosada, por «los importantes logros económicos» registrados durante su gestión, informó la semana pasada la agencia Télam.

«Podemos comprobar a través de esta visita la pujanza económica. Mis felicitaciones por estos importantes logros y formulo votos para que la Presidenta conquiste nuevos éxitos en la construcción nacional y en lo económico».

La fuga continúa
La noticia de un posible reaseguro de reservas para el Banco Central por medio de un préstamo de emergencia de China, en el caso de que Argentina lo necesite, llega en momentos en los que la fuga de capitales no sólo se mantiene pese al cepo, sino que se agudiza. La fuga de capitales ascendió en abril a U$S2.150 millones y casi triplicó la del mismo mes del año pasado, según una estimación construida por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea. Si se toman los datos acumulados de enero a abril, en 2011 la fuga fue de U$S3.065,5 millones, en 2012 de U$S1.937,7 millones y en lo que va del año de U$S6.360,5 millones, informa el diario El Cronista.com

A pesar que la liquidación de la cosecha de soja era esperada con ansias por el Gobierno para recomponer las reservas internacionales, el objetivo no pudo realizarse y durante abril por cada U$S10 de divisas liquidadas por la agroindustria, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) sólo pudo hacerse de poco más de U$S2.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: